Agrandar imagen | Ver tamaño original
En el corazón de Palermo se encuentra una gran estructura de hierro y vidrio, que guarda en su interior especies cuyos orígenes se remontan a lejanas épocas, anteriores a los dinosaurios. Hablamos del invernadero principal del Jardín Botánico Carlos Thays en Buenos Aires. Exhibido y premiado en la Exposición Universal de París junto a la Torre Eiffel hacia 1889, el invernadero fue traído a la Argentina en 1897. El edificio posee aproximadamente 35 metros de largo por 8 de ancho. Una alta cúpula corona el espacio central, separando dos alas rectangulares. Las líneas de estilo Art Nouveau de finales de siglo XIX perfilan sobre sus grandes superficies vidriadas. En el interior se preservan colecciones de bromeliáceas y helechos, identificadas en perfecto latín. Estas especies descienden de un largo linaje que data de hasta 425 millones de años atrás. La materialidad y morfología de la edificación permiten que la humedad y temperatura interior sean propicias para casi dos mil especies de plantas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir