Agrandar imagen | Ver tamaño original
Descripción enviada por el equipo del proyecto. Una cima de montaña erosionada con una vista magnífica y un estricto reglamento de construcción determinaron el diseño de esta aislada cabina. La zona montañosa de gran altitud de Imingfjell, en Noruega, es hermosa, pero erosionada y expuesta al viento. También tiene normas de construcción bastante estrictas, pues aquí las cabinas deben tener ventanas seccionadas, paneles de madera en pie, techos a dos aguas de 22-27 grados y aleros triples. La parcela para la cabina está situada a una altitud de 1125 metros, dentro de un área expuesta al peligro de avalanchas. Sin embargo, un análisis más detallado mostró que estaba fuera de la zona de peligro, dice la arquitecta principal Grethe Løland del estudio noruego Arkitektværelset: Las limitaciones son la madre de toda creatividad lúdica, y en este caso, realmente se convirtió en un objetivo tratar de crear dentro de estos límites. Mantuvimos la idea original de una 'capucha protectora', a partir de los bocetos del proyecto inicial Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir