Agrandar imagen | Ver tamaño original
Durante el siglo pasado, a medida que la industria se iba transformando en cuanto a formato, ubicación y tipo, los espacios industriales y manufactureros dispersos en todo el mundo occidental han sido rediseñados. Sin duda tú has visto estas estructuras, aunque quizás sin darte cuenta: los grandes ventanales, los techos altos y los planos de planta abiertos optimizados para el trabajo de fábrica ahora marcan el territorio de la denominada "clase creativa". Tales espacios han sido apropiados de manera desproporcionada por industrias creativas como las artes y la arquitectura; piensa en la renovación del Tate Modern de Herzog + de Meuron (originalmente una central eléctrica) o en la reciente transformación de una maestranza en una biblioteca en Holanda. Dichos espacios se han vuelto tan populares (y, lo que es más crucial, financieramente viables) que incluso ha habido un aumento en las estructuras construidas para tal fin que los imitan. La flexibilidad y la escala de estas estructuras las hacen ideales para una amplia variedad de propósitos, desde exhibiciones artísticas hasta apartamentos tipo loft y oficinas de planta libre. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir