Agrandar imagen | Ver tamaño original
“Detrás del Árbol” fue el punto de partida para una vivienda que pensábamos debía incluir a el cómo el primer anfitrión al llegar a la casa, pero enmarcado y protegido como protagonista no solo para el visitante o quien caminara de paso, sino en el interior y el día día de los habitantes. Cada nuevo proyecto para el estudio, es el desafío de interpretar las necesidades y requerimientos vivenciales de los comitentes. NAGUS, apodo que elegimos para la joven pareja que nos contrata, pretendía combinar él uso social y privado desarrollado en un solo nivel, articulado ambos por el uso diario de la vivienda, e incorporar actividades laborales cotidianas en un sector apartado, dentro de un espacio flexible que pudiera transformarse de acuerdo a cada necesidad. De este modo en un lote de mil metros cuadrados, con un frente acotado por su irregularidad y retiros reglamentarios, desarrollamos el programa en 3 niveles. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir