¿Qué es la belleza en la arquitectura hoy en día, y por qué le tenemos miedo?

¿Qué es la belleza en la arquitectura hoy en día, y por qué le tenemos miedo?

Este artículo se publicó originalmente en CommonEdge como "The 'B' Word: How a More Universal Concept of Beauty Can Reshape Architecture.".(La palabra 'B': cómo un concepto más universal de belleza puede reformar la arquitectura".)

In Progress_School Library Gando / Kere Architecture
In Progress_School Library Gando / Kere Architecture

Hay una nueva escuela de arquitectura en Nápoles llamada "Building Beauty" ("Construyendo Belleza"), dirigida por discípulos del ex profesor de Berkeley Christopher Alexander. El nombre contiene una referencia deliberada a una palabra que raramente utilizan los arquitectos de hoy en día, una palabra que, según Alexander, encarna el orden natural de las cosas.

Para aquellos que siguen la ciencia, la palabra belleza también aparece con frecuencia, especialmente entre los biólogos evolucionistas, porque las aves, las ranas y otros organismos parecen tener un sentido estético incorporado que facilita la procreación. ¿Cómo pueden los animales tener una “estética”? El ornitólogo David Prum de Yale cree que las criaturas como el Pergolero áureo atraen a las hembras con un elaborado ritual, en donde utiliza sus plumas de colores brillantes y construye con ramas una especie de anillo en el suelo con el propósito de aparearse. Describe el proceso como "arbitrario" en lugar de estar vinculado a alguna función que se requería para la selección natural, el proceso evolutivo que Charles Darwin explicó en su libro sobre El origen de las especies. Y a pesar de cierto escepticismo entre los biólogos, la teoría de Prum está comenzando a afianzarse, lo que lleva a otros a investigar el papel de la belleza en el mundo natural. Un artículo reciente en el New York Times Magazine tenía una portada sobre su trabajo.

Santa Maria Novella / Leon Battista Alberti. ImageImage via Wikimedia
Santa Maria Novella / Leon Battista Alberti. ImageImage via Wikimedia

Asimismo, existe un intenso interés en lo que se llama "neuroestética" en el campo en expansión de la ciencia cognitiva. El arte, la música y la arquitectura están recibiendo mucha atención por parte de los neurocientíficos, ya que prueban la capacidad del cerebro para comprender el mundo a través de los sentidos, utilizando el medio ambiente como parte del proceso de pensamiento. Algunos creen, como Prum, que la belleza en el medio ambiente, y entre los humanos, es necesaria para la supervivencia y la salud del Homo sapiens, al igual que lo es entre otros miembros del reino animal. Además, la apreciación estética de la belleza está incorporada en nuestros cerebros. No está en "el ojo del espectador", como nos han enseñado durante mucho tiempo. John Onians ha publicado un convincente libro, European Art: A Neuroarthistory, que describe las formas en que el arte ha reflejado patrones cognitivos y redes neuronales en evolución en el cerebro de personas de diversas culturas y entornos, desde el período Paleolítico hasta la era moderna.

Aún más sorprendente es el hecho de que el ornamento, lo superfluo que Leon Battista Alberti dijo que se podría "agregar" a un edificio para realzar su belleza, sigue siendo necesario. Los animales tienen adornos orgánicos que contribuyen a su belleza y deseabilidad como parejas, aunque puede aumentar su visibilidad como presas. Los peces globo incluso construyen anillos elaborados en el fondo arenoso de su hábitat para atraer parejas, y los diseños más elaborados producen los mejores resultados. La neurociencia ha demostrado que los patrones y las texturas proporcionan las señales necesarias que permiten a los humanos dialogar con su entorno.

En su monumental tratado de cuatro volúmenes, La naturaleza del orden, Alexander relacionó algunos de los hallazgos recientes en biología evolutiva con la arquitectura, al discutir la necesidad de belleza en la biosfera. El desarrollo evolutivo nos permitió sobrevivir y prosperar precisamente mediante la adopción de ciertas preferencias específicas por las bellezas naturales. Esto se está reconociendo ahora en la disciplina en desarrollo "biofilia", o el amor por las cosas vivas y sus estructuras.

Una fascinante nueva publicación italiana, Intertwining, reúne muchas de estas ideas. El neurocientífico italiano Vittorio Gallese se ha unido al reconocido arquitecto y educador Juhani Pallasmaa para iniciar colaboraciones entre científicos y diseñadores de todo el mundo, muchos de los cuales apoyan la teoría de la cognición encarnada. Si el primer problema es una indicación, esta fusión de arte, ciencia y diseño cambiará la forma en que vemos el entorno diseñado. En su nuevo libro, From Object to Experience, Harry Francis Mallgrave impulsa a los proyectistas a que adopten la experiencia de la arquitectura como lo hacen sus usuarios y abandonen la antigua obsesión por la forma y objeto.

Stepwell en la India. Imagen Cortesía del usuario de Flickr Aqua Mechanical
Stepwell en la India. Imagen Cortesía del usuario de Flickr Aqua Mechanical

Él pregunta correctamente por qué la dimensión social del diseño ha sido olvidada en gran medida en la práctica contemporánea: “Nada es más importante para la felicidad humana y la expresión del amor que nuestra socialización. La expresión artística no es más que una manifestación de su desarrollo. Nuestra inclinación por la ritualización, los gestos y el juego, nuestro cultivo de la belleza y nuestro sentido de comunidad, todos están relacionados con este espíritu social compartido fundamental para nuestras vidas ". Al contrario de lo que creían los científicos sociales a mediados del siglo XX, los humanos en todas las culturas tienen un sentido compartido de lo que es bello que ha sido alimentado por la experiencia

Uno de los descubrimientos fascinantes compartidos por biólogos e investigadores del cerebro es la comprensión de que los lugares y las características ambientales específicas contribuyen al desarrollo del organismo de las preferencias "estéticas". Las especies de la selva tropical cultivan rasgos coloridos y usan el verde como camuflaje, mientras que las criaturas del desierto desarrollan tonos tierra y colores más claros en su piel o capas externas. Del mismo modo, todos los artefactos tradicionales y artes populares, incluida la arquitectura, se basan en los materiales y colores del entorno particular en el que viven sus productores. Solo la arquitectura del siglo pasado ha renunciado a estas características regionales, incluso al llamado regionalismo "crítico". Un nuevo grupo de investigación fundado en Estocolmo en 2016, Place Science, ha propuesto un programa que puede proporcionar datos sobre cómo los humanos experimentan un sentido de lugar, utilizando herramientas disponibles comercialmente, así como entre investigadores universitarios.

Horton Plaza, San Diego. © Joanne DiBona
Horton Plaza, San Diego. © Joanne DiBona

El creciente grupo de investigadores y diseñadores que asisten a las conferencias bienales de la Academia de Neurociencias para la Arquitectura (ANFA) está involucrado en el tema de la estética en la discusión de cómo funciona el cerebro. Muchos están conectados a las profesiones de la salud porque está claro que la belleza en el entorno terapéutico desempeña un papel en la curación. Johns Hopkins estableció el primer instituto médico para el estudio de neuroestética en 2016, presentando sus primeros resultados en la reunión ANFA de ese año. Curiosamente, pocos líderes de los programas de arquitectura asistieron a la reunión, y aún menos parecen estar al tanto de la investigación presentada allí. Tom Fisher, ex decano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Minnesota, indicó que sus compañeros decanos se burlaron de la idea de enseñar neurociencia a los arquitectos cuando abordó el tema hace unos años.

Sin embargo, es sorprendente saber que los decanos de las escuelas de arquitectura del noreste son paranoicos acerca de los jóvenes que siguen las críticas "posmodernas" del modernismo durante los años 70 y 80, ya que muestra qué tan arraigados son los teóricos en nuestras escuelas de arquitectura. No los oirás animar a los científicos que continúan mostrando cómo la belleza afecta nuestra salud, felicidad y bienestar. Ni siquiera usan la palabra para elogiar el trabajo de sus mejores estudiantes, porque fue desterrada hace mucho tiempo del discurso de la institución. Como ornamentos, los conceptos estéticos tradicionales de lo verdadero y lo bello fueron eliminados del canon por los modernistas después de la década de 1920 y rara vez se han discutido desde entonces. Enfatizo escasamente, porque ciertamente hubo un debate sobre estas ideas durante la década de 1970, y participé en él como estudiante.

Los llamados textos posmodernos, como Learning From Las Vegas, revelaron la lógica defectuosa detrás de estos ataques sobre la base atemporal y humanista del diseño visual, que fue discutida por primera vez por Vitruvio en el siglo I a.C. En lugar de un equilibrio entre firmitas, utilitas y venustas, el modernismo nos dio "utilidad + firmeza = deleite", según Robert Venturi, Denise Scott Brown y Steven Izenour. Continuamos abrazando esa fórmula absurda hoy. Los científicos ya no se dejan engañar, así que ¿por qué los arquitectos deberían seguir enfatizando lo "funcional" y lo "tectónico" en los criterios estéticos? Como he argumentado en ensayos anteriores en Common Edge, la ignorancia de la historia del siglo XX no es una excusa para que los pronunciamientos flácidos sobre la estética posmoderna sean un subproducto del Reaganismo o MAGA (Make America Great Again), o ataques a autores que defienden puntos de vista que critican el establecimiento académico.

Instalación del Museo de Arte Moderno de Louisiana por Olafur Eliasson
Instalación del Museo de Arte Moderno de Louisiana por Olafur Eliasson

La belleza no es política o ideológica. Está relacionada con nuestro desarrollo como especie y siempre será una preocupación vital para aquellos que desean que nuestra sociedad sea justa, igual y esté preocupada por la verdad – que es, sí, hermosa a la vista. John Keats y Friedrich Schiller no se equivocaron sobre la relación necesaria entre dos cosas que creemos que son fundamentales para nuestra humanidad, y una de ellas comienza con "B".

Sobre este autor/a
Cita: Hewitt, Mark Alan. "¿Qué es la belleza en la arquitectura hoy en día, y por qué le tenemos miedo?" [What is Beauty in Architecture Today - and Are We Afraid of it?] 17 mar 2019. Plataforma Arquitectura. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/913251/que-es-la-belleza-en-la-arquitectura-hoy-en-dia-y-porque-le-tenemos-miedo> ISSN 0719-8914
Leer comentarios

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.