Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

Clásicos de Arquitectura: Laboratorios JORBA (La ‘Pagoda’) / Miguel Fisac

Clásicos de Arquitectura: Laboratorios JORBA (La ‘Pagoda’) / Miguel Fisac

¿Dónde reside el proceso de mitificación de una obra en arquitectura? ¿Cuáles son la condiciones inherentemente ligadas al recurso de la memoria? Primeramente, la aparición de un valor intrínseco dentro de la propia arquitectura, tal que haga destacar el gusto por el edificio proyectado. A esto le acompañaría el factor histórico, los ecos de la propia época en la que se construye. Y si a todo ello le sumamos una demolición cargada de teatralidad y drama social, el edificio se convierte en algo más, pasando a formar parte del basto territorio mítico de la memoria. La ‘Pagoda’ de Miguel Fisac, la cual comenzó su construcción allá por 1965, fue derribada en unos pocos días en julio de 1999, teniendo treinta y pocos años en el momento de su demolición.

Cariñosamente conocida como la ‘Pagoda’ por los madrileños, evidenciando su similitud con las construcciones asiáticas, no gozaba de la misma estima por parte de los arquitectos de la época. En el ascenso y caída de los Laboratorios JORBA, nombre original del proyecto, convergen elementos puramente trágicos: denuncias movidas por conspiraciones religiosas, desidia por parte de las administraciones, negocios especulativos, celos profesionales y unos gobernantes incapaces de apreciar la calidad de una arquitectura que, a día de hoy, llega a convertirse en mito o mártir; objeto de una injusta destrucción. 

Cortesía de Fundación Miguel Fisac
Cortesía de Fundación Miguel Fisac

Ubicada en las inmediaciones de la M-30, paralela a la carretera de Barcelona, el edificio se erigía sobre un lugar aparentemente inaccesible, despidiendo a todos los madrileños que abandonaban la ciudad por la Avenida América, en dirección al aeropuerto de Barajas. Su forma, a la vez pintoresca y futurista, no hacía sino aumentar el misterio en torno al edificio. ¿Qué actividades albergaría en su interior? ¿Cuál era la finalidad de su geometría? La ‘Pagoda’ pertenece a aquella generación de edificios moderno-pop que marcaron tendencia y, en el caso español, rompieron con el tímido aperturismo del régimen franquista a mediados de los años 50, superando la tendencia historicista neoherreriana que la dictadura favoreció hasta entonces. Esta nueva generación de arquitectos jóvenes reincorporaron el país a la escena internacional, sumándose a obras parejas tales como la terminal de la TWA de Eero Saarinen, la Sculptured House de Charles Deaton, el Kongresshalle berlinés de Hugh Stubbins o las propuestas de visionarios alternativos como Paolo Soleri.

Cortesía de Fundación Miguel Fisac
Cortesía de Fundación Miguel Fisac

La sede en Madrid de los Laboratorios JORBA comenzó su construcción en el año 1965, prolongándose hasta el año 1967, año de su inauguración. El complejo de los laboratorios estaba compuesto por dos volúmenes diferenciados: por un lado, las naves de almacenamiento, cuerpo longitudinal cuya cubrición es una muestra más del elegante catálogo de “vigas hueso” del que Fisac tanto gustaba, iniciado a principios de los años 60 con el proyecto para el Centro de Estudios Hidrográficos de Madrid; por otro lado, un edificio exento, a modo de torre, que albergaría las oficinas. Dicha torre, situada en el extremo más próximo a la calle, reunía las diversas dependencias de administración y una biblioteca.

“El edificio iba a ser un laboratorio farmacéutico, tema que me sé mucho, pues aparte de ser hijo de boticario he estado haciendo los Laboratorios Alter y luego los Made […] JORBA insistía en que había comprado un solar con una parte elevada y querría que le sirviera como anuncio” - Miguel Fisac, julio de 1969 [Revista ‘Arquitectura’]

Sección general del conjunto. Image Cortesía de Fundación Miguel Fisac Planta de las naves de almacenamiento. Image Cortesía de Fundación Miguel Fisac Solución constructiva del forjado de torre. Image Cortesía de Fundación Miguel Fisac Solución constructiva de la piel de hormigón. Image Cortesía de Fundación Miguel Fisac + 14

El cliente pidió al arquitecto ciudadrealeño que crease un objeto llamativo, el cual fuese capaz de servir como reclamo publicitario a aquellos que circulaban por la carretera, yendo y viniendo de la ciudad madrileña. Con ese objetivo en mente, Fisac ideó una forma realmente creativa, girando sobre sí mismas 45 grados cada una de las plantas superpuestas de la torre. Las aristas de dichos cuadrados rotados corresponderían a las líneas de cerramiento, el cual ocupaba del antepecho hasta la altura del dintel. El empalme superficial de cada una de estas aristas contrapuestas generaba, de cara al exterior, una geometría ya conocida para Fisac: el paraboloide hiperbólico, una superficie reglada. La ventaja del uso de este tipo de superficies es que, de la mano conjunta del empleo de hormigón in situ, no necesita de un encofrado curvo, sino que su superficie puede generarse por medio de líneas; en este caso una serie de tablas que conforman lo comúnmente conocido como “encofrado de tablilla”. 

“Veo que me encuentro con un cuadrado de 16m de lado, lo empiezo a girar 45 grados y me empiezan a salir unas superficies muy queridas en geometría: paraboloides hiperbólicos […] El objetivo final era precisamente eso: que el edificio fuera llamativo, y efectivamente lo era, lo que pasa es que a alguna gente le pareció demasiado llamativo” - Miguel Fisac, julio de 1969 [Revista ‘Arquitectura’]

Cortesía de Fundación Miguel Fisac
Cortesía de Fundación Miguel Fisac

Si la ‘Pagoda’ hubiera sido ubicada en una posición más céntrica en la ciudad hubiera podido apreciarse mejor el conjunto de sus méritos: el refinado contraste que existía entre los rectángulos acristalados, netos, y la piel de hormigón, rugosa y flexionada; la brillante solución estructural compuesta por ocho pilares metálicos delimitados externamente por los paraboloides; la relación entre el núcleo vertical y las plantas diáfanas; las vistas enmarcadas por medio de las carpinterías metálicas; la rotación sugerente de un piso con respecto al siguiente; etc. El edificio resultante, una figura estilizada y cambiante conforme a la luz del sol, se convirtió pronto en el símbolo de la nueva arquitectura española y, precisamente por su expresividad, fue bien acogido por la mayor parte de los madrileños. Sin embargo, como demostraría el paso de los años, ninguno de ellos serían capaces de promover la defensa del patrimonio colectivo; algo típico del madrileño común, naturalmente refractario. 

Cortesía de Fundación Miguel Fisac
Cortesía de Fundación Miguel Fisac

El escándalo de la demolición arrojó una luz totalmente nueva sobre el edificio y lo proyectó al estatus de monumento que en vida nunca tuvo. El complejo de los Laboratorios JORBA había caído en desuso en la década de los 90. Cuando el Grupo LAR lo compró para utilizarlo como sede de unas nuevas oficinas, toparon con que su primera idea de rehabilitación no podría ser llevada a cabo a causa de que el proyecto original de Fisac ya no cumplía con la nueva normativa anti-incendios del Ayuntamiento. Incapaces de convencer al Ayuntamiento de mantener la construcción original, de alto valor técnico y simbólico, propusieron realizar el proyecto en otro solar adyacente. Frente a la nueva negativa del Ayuntamiento, se propuso la demolición del edificio. Fue entonces cuando se propuso añadir la ‘Pagoda’ al catálogo de edificios de protección especial redactado por la Comisión de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. Una vez más, los intentos por proteger la mítica edificación son rehusados y, finalmente, en julio de 1999, aprovechando la escasez de gente que trae consigo el verano madrileño, comienzan de forma casi furtiva la demolición del edificio. A golpe de piqueta, se va despojando poco a poco a la ‘Pagoda’ de sus muros, cerramientos y acabados.

Cortesía de Fundación Miguel Fisac
Cortesía de Fundación Miguel Fisac

¿Acaso los “expertos” no eran sensibles a los valores estéticos y constructivos de la ‘Pagoda’ que, en cambio, sí parecían evidentes a los ojos del Grupo LAR, responsables finales de su derribo? Ricardo Aroca, presidente del Club de Debates Urbanos y hasta poco antes director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid [ETSAM], acusó al conglomerado de técnicos municipales, arquitectos y especialistas de plegarse ante los intereses económicos y políticos dominantes, poniendo énfasis en su rechazo a las comisiones que, en su opinión, decidían a dedo el destino de tantos y tantos edificios. No obstante, la realidad era que los celos profesionales, al igual que un regio fundamentalismo racionalista, fueron precisamente las causas de que dichos especialista en arquitectura del siglo XX rehusaran proteger a la ‘Pagoda’.

Cortesía de Fundación Miguel Fisac
Cortesía de Fundación Miguel Fisac

La ‘Pagoda’ nunca llegó a ser considerada como monumento. No lo fue para los entendidos, los cuales la consideraban de una extravagancia irrelevante; y tampoco lo fue para los madrileños. Mirándolo con la perspectiva que hoy se nos ofrece, no cabe duda de que la ‘Pagoda’ tenía muchas más posibilidades de convertirse en un monumento futuro que otras obras que han sobrevivido al paso del tiempo; obras que gozan de una inexpresión alabada por muchos arquitectos. Este mito de la arquitectura española no supo sobrevivir dentro del medio cultural y social madrileño de la época; no supo activar ni desarrollar sus posibles valores monumentales; en definitiva, no supo ser entendida como lo que era y nadie quiso ver: patrimonio arquitectónico.

 · 
Madrid, España
  • Arquitectos Autores del proyecto de arquitectura Miguel Fisac
  • Área Área del proyecto de arquitectura
    9.233 m2
  • Año Proyecto Marcas y productos usados en este proyecto de arquitectura
    1967

Referencias

[1] Rivera, David. ‘El momento que nunca fue’. Artículo contenido en ‘Miguel Fisac: la delirante historia de la Pagoda’, 2013. Fundación Caja de Arquitectos. 

[2] Rubio, Andrés. ‘Miguel Fisac: la delirante historia de la Pagoda’, 2013. Arquia / documental 28. Fundación Caja de Arquitectos.

[3] AA.VV. ‘AV Monografías 101: Miguel Fisac, 2003.

[4] Eguiluz, Patxi; Copertone, Carlos. ‘La vida breve y LARGA HISTORIA de La Pagoda (I)’. Revista Architectural Digest [AD], 2016. 

[5] Eguiluz, Patxi; Copertone, Carlos. ‘La vida breve y LARGA HISTORIA de La Pagoda (II)’. Revista Architectural Digest [AD], 2016.

Miguel Fisac: de lo tectónico a la arquitectura

Curioso, inquisitivo y tenaz, Miguel Fisac [1913-2006] aprendió haciendo. Fascinado por la tecnología y la construcción, su experiencia directa en obra suplió todo aquello que ni la universidad ni los libros supieron enseñarle o alcanzaron a transmitirle.

Galería del Proyecto

Ver todo Mostrar menos

Ubicación de la obra

Dirección: Calle de Josefa Valcárcel, 30, 28027 Madrid, España

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta.
Sobre esta oficina
Cita: Borja Fernández. "Clásicos de Arquitectura: Laboratorios JORBA (La ‘Pagoda’) / Miguel Fisac " 25 mar 2019. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/913758/clasicos-de-arquitectura-laboratorios-jorba-la-pagoda-miguel-fisac> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.