Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una joven pareja con dos niños pequeños llego a nuestra oficina y nos propuso este hermoso desafío,  diseñarles su vivienda en un terreno con una pendiente del 38% y en el cual querían lograr expansiones planas y llegar con el vehículo hasta la planta de acceso a la vivienda. La idea se centró en construir un largo muro de contención que nos permita nivelar un sector del sitio y en donde dos bloques rectangulares se superponen desfasados entre sí;  esta situación nos permitió generar espacios de transición y expansiones al exterior. Un pequeño y solitario árbol Tala sobre el frente del terreno nos dictó la ubicación definitiva de la vivienda y fue el organizador del recorrido final. El primer bloque de forma rectangular se asienta de forma perpendicular al frente, sobre uno de los laterales y sobrepasa el muro de contención. En él se desarrolla el área social, hacia el frente solo una mínima abertura sobre un fondo blanco, mientras que ambos laterales se tornan permeables e a interactúan con el exterior. La expansión exterior principal es de usos múltiples actuando de área de juegos, estacionamiento, lugar de encuentro y termino siendo el acceso principal para la familia, desde esta extensión se obtienen bellas vistas hacia las sierras Chicas.  El segundo bloque rectangular alberga las áreas privadas.   Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir