Agrandar imagen | Ver tamaño original
La inspiración para este proyecto se extrajo del contexto y la vida de la ciudad. Se necesitaba privacidad y a la vez capturar las vistas urbanas, del puerto y la montaña. La fachada que da hacia la calle es de hormigón para proporcionar privacidad a los propietarios. Se incorporaron diferentes aberturas que permiten la entrada de luz natural y ventilación hacia el interior. La ventana de mayor dimensión se encuentra cubierta por una pantalla de metal hecha a medida, que filtra el sol de la tarde. El uso de colores contrastantes como el negro, el blanco y la madera natural mantuvo el interior simple y minimalista, lo que permitió que el espacio se sintiera liviano y brillante. Esta paleta de colores fue utilizada tanto externa como internamente. El metal y la madera con superficies enlucidas lisas contrastan a medida que cambia el día y el sol brilla en la fachada. Las formas geométricas fuertes se utilizan como medio para generar sombras en el edificio y filtrar la luz en los espacios. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir