Agrandar imagen | Ver tamaño original
La remodelación de un departamento en el último piso de un edificio ochentero ubicado en un barrio residencial de Santiago, transforma un espacio fragmentado y anticuado en uno continuo. Zonas de servidumbre fueron reducidas al mínimo para dar más espacio a las áreas comunes. Habitaciones que se encontraban separadas fueron integradas mediante la perforación de una serie de muros y la selección de una paleta de materiales específica, de manera tal de generar un sentido de totalidad, como un espacio continuo. Esta condición se busca exacerbar con la perforación de lucarnas en el cielo y la inclusión de jardineras en el perímetro, introduciendo la naturaleza al interior y diluyendo así la separación con el exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir