Agrandar imagen | Ver tamaño original
Salir de la casa rodante para estar a la sombra y sentir el aire fresco, protegido por una pantalla que enmarca una visión del paisaje exuberante al más allá. Esta experiencia fue la inspiración detrás de Bent Annexe, un anexo para una familia encantadora de cuatro personas y sus dos adorables cachorros salchichas. Porque cada día debería ser como una brisa de aire fresco, rodeado por la naturaleza. BENT Annexe agrega espacio de vida adicional a una casa de los años sesenta y al mismo tiempo la reconecta con el jardín. En contraste con la pesadez y la naturaleza introspectiva del hogar original, este nuevo anexo, ligero y lleno de luz, es amplio y se abre hacia el exterior, y se siente más como un lugar protegido en el jardín que un espacio de vida tradicional. Se retiraron con cuidado las adiciones innecesarias en la parte trasera, dejando solo las grandes habitaciones de la casa existente, una excelente base desde la cual comenzar. El anexo se ajusta perfectamente a los bordes existentes, con nuevos espacios alrededor de la casa original, unidos por un techo continuo que se dobla arriba. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir