Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. Mujeres en la arquitectura: un ensayo sobre la inequidad de género

Mujeres en la arquitectura: un ensayo sobre la inequidad de género

Mujeres en la arquitectura: un ensayo sobre la inequidad de género
Mujeres en la arquitectura: un ensayo sobre la inequidad de género, Cortesía de Matri-Archi(tecture)
Cortesía de Matri-Archi(tecture)

El tema general de este artículo habla de la compleja superposición de cuestiones de género y raciales que han hecho de la práctica arquitectónica un espacio hegemónico. El artículo tiene un interés especial en "Mujeres en la arquitectura" como un espectáculo en la industria actual. Una industria que, de hecho, tiene una carencia aparente y palpable de la misma. Para explicar este tema tan que sospechamos que está siempre presente en otras profesiones del entorno de la construcción, describiremos el lugar arquitectónico para profesionales.

Playa de la Hegemonía:

Los hombres blancos tienen puesto y continúan sentados en la playa de arena suave, respirando constantemente el aire fresco. En el espacio arquitectónico, es difícil distinguir los desequilibrios hegemónicos entre hombres negros y mujeres blancas, porque la afrodescendencia estaba (y está) generalmente ausente del registro histórico arquitectónico, mientras que las estadísticas actuales muestran que los hombres, en general, dominan la profesión. La distribución racial de este grupo no se informa comúnmente, y se puede inferir que el problema no es tan urgente. Entonces, en este espacio, y de acuerdo con mi lectura al respecto, parece que los hombres negros tienen más privilegios en el espacio arquitectónico que las mujeres blancos.

Y así, los hombres negros se emplazan nadando en el agua, lo que podría decir que se ve refrescante y está bien desde la perspectiva del hombre blanco, pero es perturbador para el hombre negro que todavía tiene el privilegio de respirar aire fresco mientras sus pies permanecen empapados.

Luego tenemos mujeres blancas, nadando en el agua, cansadas, sin descanso en la playa. Tener que esforzarse bastante para llegar a la playa, y solo algunas llegando a la orilla. Absorbiendo los químicos en el no tan refrescante flujo y reflujo del océano tóxico que ahora conocemos, son capaces de observar la vida debajo del agua al sumergirse, pero pueden subir a respirar aire fresco.

Finalmente, tenemos mujeres negras (ah, el estado familiar que conozco tan bien). Nos ahogamos en las profundidades del océano, mirando los destellos de luz y constantemente esforzándonos por nadar a través del agua sin aire. Desde la playa, esta agua parece un sueño azul despreocupado, pero desde las profundidades, se puede ver la realidad del líquido verde tóxico; una vista realmente visible desde la perspectiva de las mujeres negras que nadan debajo. A veces, en una rara ocasión, una mujer negra llega a la playa, y cuando llega allí, es impactante para todos, incluso para ella.

El problema que contamina el agua se encuentra en el lecho oceánico, desparramado por la superficie de la tierra: insoportable, pescado apestoso, podrido y muerto.

Rara vez vemos o sabemos cómo se sienten las otras condiciones de la Playa de la Hegemonía. Los que toman el sol en la playa no saben lo que significa ahogarse. Los que nadan luchan, pero no pueden reclamar una lucha similar a los que se ahogan en las profundidades del agua verde. Y esas, bueno nosotras, las mujeres negras, en las profundidades, podemos ver todos los otros estratos con el menor acceso a la playa. Desde aquí es donde más se observa la interseccionalidad, siendo tan dolorosa como lo es.

Al describir la Playa de la Hegemonía, la intención no es encontrar una solución inmediata, ya que por más que el problema sea apremiante, convencer a los demás miembros del espacio para que vean más allá de sus condiciones y se ayuden entre sí, requiere un esfuerzo de colaboración, la intención aquí es pescar el problema y colocarlo en cada plato en la orilla. Para que todos podamos experimentar el olor insoportable del problema, y descubrir cómo librar a la playa de su problema hegemónico para que todos puedan disfrutar de la superficie en la arena.

Los peces muertos se pueden diseccionar en dos (problemas):

1.      La arquitectura se percibe como un ideal neutral, y no lo es.

2. “Mujeres en la arquitectura" son vistas como un grupo homogéneo

1. La arquitectura se percibe como un ideal neutral, y no lo es.

La profesión arquitectónica tiene sesgos y una desigualdad de género extremadamente alta. Según el Consejo Sudafricano para la Profesión Arquitectónica en 2015, de los 8,842 profesionales registrados (RP), solo el veintiuno por ciento (21%) son mujeres. De este grupo, 271 profesionales, o el quince por ciento (15%) son personas previamente desfavorecidas (Cullis 2015), que en términos sudafricanos significa aquellos afectados por la injusticia histórica y más explícitamente, las personas de color (POC). En el mismo año, la población sudafricana era de 54 956 920 personas. De este grupo, 50 422 912 eran POC y solo 271 estaban registradas como mujeres arquitectas POC (Stats South Africa 2015). Esto muestra el palpable desequilibrio racial y de género en la profesión.

Los números difieren según los países, pero desequilibrios similares están siempre presentes en los Estados Unidos, el Reino Unido y la UE. ¿Por qué esto es tan? A partir de las lecturas que he encontrado, la identificación de los problemas ha sido escasa. Sin embargo, un hilo común parece ser la brecha de ingresos entre hombres y mujeres que ocupan el mismo puesto. De acuerdo con la Encuesta de mujeres en la arquitectura de 2016, la brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel de socio y director difiere en un 55% y la brecha se reduce a lo largo de la escala de experiencia (Mairs 2017). De nuevo, ¿por qué? El sistema de generación de dinero en la profesión arquitectónica varía según la comisión y la oportunidad del proyecto, lo que es un factor a tener en cuenta al leer estos resultados. No estoy muy seguro de qué es lo que impulsa esta tendencia en las empresas con codirectores de diferente género, pero el problema persiste. Se han lanzado instituciones como Women in Architecture South Africa para implementar políticas que rectifiquen legalmente estas desigualdades pragmáticas. Así que podemos revisar nuevamente esto en un año o dos.

Actualmente, existe el mayor impulsor influyente de esta tendencia: la cultura social y educativa de la arquitectura. Despina Stratigakos, autora de Where are all the Women Architects, pinta la realidad del tema multifacético cuando dice: “aunque las mujeres representan casi la mitad de las estudiantes de arquitectura, las mujeres están subrepresentadas entre los profesores, especialmente en las ramas de diseño. Los planes de estudio de los cursos también favorecen en gran medida el trabajo y los escritos de los hombres, dejando a los estudiantes con la impresión de que las mujeres han contribuido poco de valor "(Stratigakos 2016).

Como egresada de arquitectura de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica, en el continente africano, puedo dar testimonio de que nunca me he encontrado con una arquitecta negra en el resumen de mi curso de diseño. Aparte de Zaha Hadid, pero ella era una "starchitect", que es un problema que trataremos en breve. Fue solo en la llegada de #RhodesMustFall y el movimiento decolonial donde en un curso de teoría (sí singular) en mi programa del estudio respondí al currículum occidental evidentemente pesado al incluir y reestructurar el curso y su lista de lectura. Debo mencionar que esto fue iniciado por la agencia personal del profesor de ese curso de Historia y Teoría de la Arquitectura. Sin embargo, para poder realmente cambiar la imagen de la Arquitectura como un hombre blanco fumador de cigarros de Le Corbusier sentado en su silla modernista, la literatura africana que se encuentra en el polvoriento anexo de nuestras bibliotecas universitarias de SA debe incluirse en nuestras listas de lectura. A menudo me burlo de este ejemplo particular de micro reforma porque el profesor es en realidad un hombre blanco europeo; Evidencia de la simbiosis de la nave aliada blanca. Le agradezco que me haya presentado las obras de interminables escritores que han moldeado en gran medida mi percepción de la arquitectura hoy en día. Esto incluye a la profesora de arquitectura Lesley Lokko, la escritora y fotógrafa Teju Cole, y la artista Joy Mboya entre una lista cada vez mayor de otras.

2. Las “mujeres en la arquitectura” NO son un grupo homogéneo.

Históricamente y en la actualidad a nivel mundial, hay una mención especial de "Arquitectas" entre los "Arquitectos" normales en la industria. Esto alimenta la idea de los binarios de género y, particularmente, este artículo, alimenta la idea de que los arquitectos masculinos son sinónimos del "neutral ideal". Al marcar el Día Internacional de la Mujer de este año, la lista de Dezeen de 50 arquitectas y diseñadoras inspiradoras hizo un reconocimiento especial de El arquitecto danés Dorte Mandrup que respondió diciendo: “Permítame explicarlo; No soy una arquitecta. Soy un arquitecto. Cuando hablamos de género, tendemos a hablar de mujeres. Los hombres no tienen realmente un género. Solo son ... neutrales. No género. Es por eso que no reconoce el término "arquitecto masculino" A pesar de todos los esfuerzos para hacer que las arquitectas se sientan especiales, el resultado es todo lo contrario "(Madrup 2017).

El galardón es bien recibido y apreciado por las mujeres en la industria. Sin embargo, la recurrencia de esta tendencia, junto con la lenta transformación de la presencia de mujeres en el rubro, ha llegado a un punto en que la arquitectura se vuelve epistemológicamente masculina. Mandrup es asertivo y franco al mencionar que aunque esta tendencia apunta a incluir a las mujeres, hace todo lo contrario. Expone un comportamiento similar a una cuota con el que la profesión se conforma y mantiene el status quo de mantener a las mujeres como trofeos que “lo lograron” en la esfera arquitectónica. Mira a Jane Jacobs, Lina Bo Bardi y Eve Ensler; las pocas mujeres (blancas) que llegaron a los estantes de la historia. Retrospectivamente, si la profesión continúa en esta tendencia, el registro arquitectónico seguirá siendo un espacio definido por el hombre blanco.

Así que ahí lo tienen, el pez muerto.

La cabeza: los currículos académicos permanecen sin transformar, con los pellizcos de una agencia personal de educadores progresistas que, lamentablemente, no es suficiente. Los educadores son transitorios en las instituciones, pero las instituciones tienen la capacidad de hacer cambios culturales fundamentales de larga duración.

La cola: Una extensión de la cabeza. La cultura iniciada durante la experiencia educativa. Es la normalización de la arquitectura como una carrera dominada por los hombres o más bien definida. Claro, tenemos un número cada vez mayor, pero debemos observar las escalas multifacéticas en el pez: salario igualitario, números apropiados e inclusión cultural interseccional que no define la complejidad del poder e impide que otros avancen en sus carreras.

Todos tenemos derecho a respirar en nuestra playa.

Publicado originalmente el 20 de agosto de 2017 aquí

Bibliografía

1. Cullis, Jacquie. SACAP Anuncia Mujeres en la arquitectura Sudáfrica (WiASA) program. Septiembre 2015, 2015. http://www.sacapsa.com/news/249829/SACAP-Announces-Women-In-Architecture-South-Africa-WiASA-programme.htm (accesado Agosto 20, 2017).
2. Mairs, Jessica. La brecha salarial entre hombres y mujeres se está ampliando, muestra la encuesta Mujeres en la arquitectura. Febrero 10, 2017. https://www.dezeen.com/cookies-policy/ (accesado August 20, 2017).
3. Stats South Africa. Estimaciones de población a mediados de año. Publicación estadística, Pretoria: StatsSA, 2015, 8.
4. Stratigakos, Despina. ¿Por qué el mundo de la arquitectura está tan dominado por los hombres? Abril 21, 2016. http://www.latimes.com/opinion/op-ed/la-oe-stratigakos-missing-women-architects-20160421-story.html (accesado Agosto 20, 2017).
5. Madrup, Dorte. “No soy una arquitecta. Soy un arquitecto”. Mayo 25, 2017. https://www.dezeen.com/2017/05/25/dorte-mandrup-opinion-column-gender-women-architecture-female-architect/ (accesado Agosto 20, 2017).
6. Lushaba, Lwazi. “Dr. Lwazi Lushaba sobre el esquema negro en UCT-Conferencia 3- Parte 1/3.” Ciudad del Cabo: Youtube, Junio 26, 2017.

Sobre este autor/a
Cita: de Klerk, Khensani. "Mujeres en la arquitectura: un ensayo sobre la inequidad de género" [Dead Fish on the Beach: the Problem with “Women in Architecture”] 27 jun 2019. Plataforma Arquitectura. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/919105/pez-muerto-en-la-playa-el-problema-con-las-mujeres-en-la-arquitectura> ISSN 0719-8914
Leer comentarios

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.