Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicada en un sitio estrecho detrás de una residencia existente, la nueva casa de 1.500 pies cuadrados, toma prestados los techos inclinados de la casa delantera mientras gira hacia adentro alrededor de un patio central privado.  Cada habitación de la casa se expresa como un bloque distinto emparejado con un espacio exterior correspondiente compuesto por dos huecos de entrada y un balcón con vista al patio. A pesar de que el programa se articula en volúmenes separados, entre el interior y el exterior, éstos se entrelazan en un espacio vital único y visualmente continuo. Las transiciones y los umbrales se enfatizan mediante una disposición alternativa de las superficies de los materiales, creando una serie de espacios dramáticamente diferentes que se integran en un solo entorno. Los materiales del piso, como la piedra caliza gris y el pino nudoso teñido de blanco sugieren distinciones entre el interior y el exterior. Las escaleras interiores están pintadas de rojo brillante y naranja, que combinan con los colores que filtra la luz natural en las diferentes horas del día en dormitorios y espacios de estar. La luz cae en cascada hacia el interior desde las ventanas altas, que proporcionan vistas al cielo y las colinas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir