Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta pequeña vivienda se articula en torno a un patio descubierto concebido como centro de la casa. Al igual que en las domus romanas, el atrio nutre de aire y luz a todas las estancias. Éste permite, además, la expansión de la vivienda, potenciando las relaciones interior-exterior. Dispone de garaje en planta baja y un recibidor donde se ubica la escalera. En la primera planta se desarrolla el programa de la vivienda, compuesto por una estancia de salón-comedor-cocina que vuelca a la calle y a un patio interior, y un dormitorio con ventilación e iluminación a través del patio. La fachada de la vivienda se rediseña totalmente, aunque manteniendo los materiales clásicos de vivienda unifamiliar perteneciente a una población de tamaño pequeño. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir