Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa irradia paz gracias a la belleza y la simplicidad que inspiran las materias primas naturales de Lituania. Es una fusión equilibrada entre modernidad y pureza. La propiedad, ubicada en un vecindario en Kaunas, fue construida a lo largo de un terreno de 1.200 metros cuadrados, creando una casa larga con un patio privado, una entrada amplia y un hermoso jardín delantero con grandes piedras naturales y pinos. El espacio entre los límites de la parcela y el comienzo de la estructura, permite que la luz del día ilumine la estructura y los rayos del sol para mantener un hogar cálido y agradable. Dado que la casa tiene solo 4 metros de altura, mantiene no solo la privacidad sino también el respeto por su entorno, ya que no bloquea la luz solar de las casas vecinas. Su longitud ocupa el mismo espacio que dos casas cercanas, pero su altura le permite actuar como un girasol pasivo que hace todo lo posible para beneficiarse del escaso sol durante la mañana en el patio delantero y durante la tarde en el patio trasero. Las grandes aberturas se colocan cuidadosamente para aprovechar la mayor cantidad de luz posible. Los principales materiales utilizados para la construcción fueron bloques de fibrocemento, como base del diseño, así como roble, acero, aluminio y vidrio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir