Agrandar imagen | Ver tamaño original
Reconocida en sus inicios como “la Calle Real”, la Carrera Séptima se traza como el eje principal de Bogotá y, a lo largo del tiempo, ha sido la encargada de tejer la ciudad de Sur a Norte. En su trayecto se alzan los puntos más icónicos de esta urbe, lo que le otorga un fuerte simbolismo. En 1948, el Bogotazo devasta el centro histórico y genera una ruptura urbana estableciendo dos marcados polos, el Sur y el Norte. La histórica interacción entre las que fueron las plazas más importantes de la ciudad colonial, la Plaza Bolivar y la Plaza de Las Cruces (antigua Plaza de Armas), queda interrumpida. Entorno a la primera, se alza una barrera de edificios gubernamentales que dan la espalda al barrio de Las Cruces, fomentando así su estigmatización y olvido. Pasajes Residenciales forma parte de una serie de acciones estratégicas que buscan rescatar la conexión entre ambos lados de la ciudad. Unido a la recuperación del sistema hidráulico de la fuente de la Garza (Ubicada en la plaza de las Cruces), es una apuesta para la regeneración de este sector fuertemente deteriorado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir