Agrandar imagen | Ver tamaño original
El aire acondicionado no es sólo costoso; también es enormemente perjudicial para el medio ambiente. Representando el 10% del consumo mundial de energía en la actualidad, sólo la refrigeración de espacios en 2016 fue responsable de 1045 toneladas métricas de emisiones de CO2. De hecho, se espera que este número aumente; la International Energy Agency estima que el enfriamiento mecánico alcanzará el 37% de la demanda total de energía del mundo para 2050. Las unidades de aire acondicionado son particularmente dañinas porque dependen de un refrigerante llamado hidrofluorocarbono (HFC). Si bien el HFC sólo representa el 1% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, también es miles de veces más potente que el dióxido de carbono. Diseñar con materiales que enfríen naturalmente, puede ayudar a mitigar estos efectos ambientales al reducir la necesidad de aire acondicionado y enfriamiento de los espacios. A continuación, compilamos algunas soluciones materiales y estructurales para el enfriamiento pasivo que pueden ayudar a los diseñadores a regular las temperaturas de los edificios de manera eficiente energéticamente.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir