Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto forma parte de una exploración de las escalas de privacidad del espacio interior y exterior. Donde los protagonistas, circundados por una pantalla de celosía, son dos “bloques” y el vacío que se genera entre ellos. Se trata de 2 “cajas” o volúmenes ubicados a distintos niveles, vinculados a través del vacío: un patio interior abierto al aire libre. El primer bloque está ocupado por el área social y se caracteriza por su permeabilidad. Esta se logra a través del uso extensivo de cristal templado transparente en ambos lados del eje que mira al mar; así como también, por la existencia de una terraza social exterior que recibe al visitante. El segundo bloque, retirado del frente del edificio, alberga el área privada de la vivienda en dos niveles: una zona elevada y un semisótano, ambos mirando el mar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir