Agrandar imagen | Ver tamaño original
Debido a que es el único edificio en una pequeña playa en la costa de São Paulo, tratamos de preservar al máximo las características naturales del sitio. En este sentido, el objetivo era concentrar la ocupación, tanto en términos de servicios como de dormitorios, que se ubican en un solo bloque de dos pisos. Los servicios se ubicaron en el subsuelo y las habitaciones se condensaron en un solo volumen de dos pisos. Un techo inclinado, con una abertura longitudinal para iluminación natural, cubre todas las partes comunes del programa: sala de estar, cocina y terraza. La suma de estos espacios se encuentra en la parte superior de una losa de concreto que parece estar flotando sobre el sitio. Para fortalecer el vínculo entre la casa, la naturaleza y la vista al mar, se pueden ocultar todas las puertas entre la terraza y la sala de estar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir