Agrandar imagen | Ver tamaño original
Si definimos "deconstructivismo" (aunque no es una palabra verificada en el diccionario), se traduce literalmente en la destrucción o demolición de una estructura construida, ya sea por razones estructurales o simplemente por un acto de rebelión. Quizás es por esta razón que muchos malinterpretan el movimiento deconstructivista. El deconstructivismo no es, de hecho, un nuevo estilo arquitectónico, ni es un movimiento de vanguardia contra la arquitectura o la sociedad. No sigue "reglas" ni adquiere una estética específica, ni es una rebelión contra un dilema social. Es la liberación de infinitas posibilidades de jugar con formas y volúmenes. Durante la Primera Guerra Mundial, los vanguardistas rusos, conocidos como constructivistas rusos, rompieron las reglas de la arquitectura clásica y su composición y presentaron una serie de dibujos que desafiaban las "normas geométricas" de la época. Su punto de vista crítico y la experimentación con formas perturbaron la percepción tradicional de la arquitectura y abrieron los ojos de las personas sobre las infinitas posibilidades de romper las reglas de la arquitectura. Después de la guerra, el país estaba experimentando cambios radicales y revoluciones, y el impacto de estas revoluciones en la arquitectura era inevitable. La arquitectura fue vista como una alta forma de arte, influyendo y siendo influenciada por la sociedad, y así, revolución social = revolución de la arquitectura. La geometría, ya sea en el arte o la arquitectura, se volvió irregular. Vladimir Tatlin diseñó un monumento doblado atrapado dentro de un marco retorcido para la Tercera Internacional en 1919. Aleksandr Rodchenko presentó un diseño experimental para una estación de radio que retrataba todo tipo de experimentación geométrica e irregularidad. Sin embargo, estas estructuras radicales, al igual que cientos de otras, nunca vieron la luz del día y se dejaron como bocetos con un enfoque conceptual intrigante que aún no se habían explorado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir