Agrandar imagen | Ver tamaño original
Diseñar una iglesia nos parece un instrumento ideal para buscar una dimensión simbólica, mística y expresiva. Como la Historia nos ha enseñado, la alianza entre el arte y la religión ofrece a la humanidad momentos únicos, mágicos y exaltadores que enriquecen la vida, la mente y el alma. La iglesia, como construcción material y representación humana de lo Divino, juega un papel muy importante en el desarrollo de la sensibilidad. Para los creyentes y los laicos, es un signo vivo que transmite un significado trascendente que nos hace mirar más allá de lo que vemos y tomar tiempo para sentir nuestras vidas a un nivel más profundo. Las primeras impresiones e ideas surgieron en la primera visita al campo. Los rasgos y las formas se borraron, respaldados por símbolos que parecían importantes, expresivos y apropiados para nuestras intenciones. La línea curva se impuso desde el principio, como un gesto y como una forma asociada con la recepción y la protección. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir