Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto abarca la reforma integral de un amplio apartamento de 110 metros cuadrados situado en el cruce de las calles Aribau y Roselló, con fachada a uno de los característicos chaflanes del Ensanche de Cerdà de Barcelona. Los nuevos clientes, una pareja de creativos locales, presentaban unos requerimientos que el estado existente del apartamento, muy subdividido y anticuado, no cumplía, por lo que se procedió al derribo de toda la tabiquería interior, pero respetando el sistema de crujías estructurales con muros de carga paralelos a fachada, algo muy característico de estos bloques en esquina. La propuesta plantea un largo frente de madera de roble, perpendicular a la fachada,  que alberga las habitaciones, el vestidor y el estudio, así como generosos armarios y zonas de apoyo. Este frente hace las veces de fachada interior y sobre él se proyectan tres bloques de programa en sentido transversal. El más exterior es el bloque de zonas de estar, con una estancia conjunta de salón-comedor-cocina. Este bloque aprovecha todo el desarrollo de la fachada del chaflán, y revela toda la longitud del mismo. Así mismo, la partición de madera no toca las fachadas,  se interrumpe dando paso a grandes puertas pivotantes de madera lacada con franjas verticales de latón en contacto con la madera de roble, sin marcos, de manera que toda la fachada se puede entender de manera ininterrumpida y unitaria. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir