Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Puerta de Moguer, como ocurre con las estaciones de autobuses y trenes, es la primera impresión que perciben los visitantes de la ciudad. Además, cumple una doble función ya que, durante las fiestas, se integra en el Recinto Ferial como portada de la caseta municipal y constituye un elemento significativo que pasará a formar parte del imaginario colectivo.  Funciona como un elemento de protección frente a las inclemencias del tiempo (sol, viento, lluvia…) durante la espera, a la vez que aporta comodidad a los viajeros e información sobre el municipio (contenido turístico, promocional, cultural, etc.). La formalización del apeadero se basa en las marquesinas de tren que se construyeron en la provincia de Huelva desde principios del siglo XX y que forman parte de la conciencia colectiva como elementos de bienvenida y despedida de personas. Estas marquesinas poseían un plano horizontal que conectaba con la estación de tren y un plano inclinado que se abría hacia la zona de tráfico. Es precisamente esa idea la que da forma a la sección principal que hemos desarrollado en el proyecto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir