Agrandar imagen | Ver tamaño original
El propietario nos encargó un espacio para adultos que esté cerca de la naturaleza y un disparador de creatividad para sus encantadoras hijas, cuyos nombres son Chi y Vi, que le dan el nombre a la casa. El diseño tiene como objetivo racionalizar la estructura del espacio, las formas y el uso de los materiales, al igual que la inocencia infantil de un niño que creará su propio mundo mientras crezca. Utilizamos materiales como ladrillos en bruto, hormigón, acero, madera y piedra, sin olvidarnos de la naturaleza. Los tonos de estos materiales cambiarán con el tiempo con la madurez de los hijos de la familia. Los árboles se ubicaron en cada esquina, dentro y fuera de la casa, para reducir la radiación de calor, filtrar el aire y crear una sensación de relajación. La planta baja está diseñada para maximizar la conectividad a todos los espacios funcionales dentro y fuera de la casa, donde los niños pueden correr y jugar libremente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir