Agrandar imagen | Ver tamaño original
Se completó la renovación y expansión del Museo de Arte Moderno de Nueva York. La misma, diseñada por Diller Scofidio + Renfro, en colaboración con Gensler, significó un incremento del 30% en el espacio de la galería, ofreciendo a los visitantes una nueva experiencia, más acogedora y confortable. A su vez, la misma buscó potenciar el vínculo y la conexión del Museo con el tejido urbano del centro de Manhattan. En su totalidad, la expansión generó un aumento de un tercio en el espacio neto de la galería del MoMA, ampliando su superficie hasta aproximadamente 165.000 pies cuadrados. Estas nuevas dimensiones le permiten al Museo exhibir un número significativamente mayor de obras de arte, en nuevos formatos y de manera interdisciplinaria. El diseño optimizó los espacios actuales para que los mismos fueran más flexibles y tecnológicamente más sofisticados, amplió y abrió el vestíbulo principal, convirtiéndolo en un espacio de doble altura lleno de luz que conecta entre sí las calles 53 y 54 Oeste, y creó nuevas posibilidades de circulación, sumando áreas para que los visitantes puedan hacer una pausa, descansar y reflexionar. Un estudio de última generación localizado en el corazón del museo y un innovador laboratorio de creatividad en el segundo piso invitan a los visitantes a conectarse con el arte, explorando nuevas ideas sobre el presente, el pasado y el futuro. La emblemática tienda del Museo se desplazó un nivel y se conectó visualmente con la calle, haciéndose visible desde el exterior a través de una espectacular fachada de cristal. Un nuevo café en el sexto piso incluye una terraza al aire libre orientada hacia la calle 53. La fachada de cristal transparente, las nuevas galerías a nivel de calle y la planta baja libre y abierta a todos, potencian las transparencias y acercan el arte a la gente en las calles del centro de Manhattan. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir