Agrandar imagen | Ver tamaño original
El pueblo de Haiyang, situado a dos horas de la ciudad de Wuhan, se caracteriza por su terreno montañoso y boscoso intercalado con estanques. La joven población de esta aldea rural es la clase trabajadora en la ciudad. Como resultado de esta situación, el potencial de las aldeas está disminuyendo, ya que los ancianos restantes no tienen la fuerza ni el capital para innovar. En este proyecto, donde el inversor proviene del pueblo, el objetivo es encontrar una estrategia de renovación en la que puedan participar tanto los visitantes como los residentes. Mediante el análisis del patrón urbano existente, los arquitectos descubrieron que las casas están dispuestas a lo largo de las líneas de contorno. En la parte trasera se encuentra la colina, que enmarca los asentamientos con su denso bosque, mientras que los espacios abiertos se orientan hacia los estanques. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir