Bruno Stagno: Ciudades Tropicales Sostenibles

Bruno Stagno: Ciudades Tropicales Sostenibles

El Libro Ciudades Tropicales Sostenibles publicado por el Instituto de Arquitectura Tropical (San José-Costa Rica) en el 2006, recoge las conclusiones que sus autores recopilaron en años de observación y estudio. Bruno Stagno y Jimena Ugarte, ambos arquitectos, inmigrantes enamorados del trópico, quisieron en él demostrar las especificidades que tienen o deben tener las ciudades ubicadas en la franja tropical y presentar un tema inédito.

La arquitectura sostenible de inspiración bioclimática demanda entornos con características apropiadas para poder aprovechar la luz natural, la brisa, la sombra, la vegetación, la lluvia para lograr el bienestar en edificios porosos y no herméticos. El entorno urbano se vuelve crucial en este desafío contemporáneo de climatizar con el clima para lograr la sostenibilidad en la arquitectura y el urbanismo. Tarea ineludible para un planeta afectado por el cambio climático. Este es el marco conceptual que conduce el relato del libro.

Mercado Acuático en Tailandia. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Mercado Acuático en Tailandia. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Numerosas ciudades se ubican en la latitud tropical y estamos poco conscientes de ello.  Sin embargo, así como la vestimenta varía de una latitud a otra, las ciudades también deben responder a patrones urbanos diferentes de las ciudades templadas y de cuatro estaciones, por ejemplo. Tampoco estamos muy conscientes de la tropicalidad, hasta que disfrutamos ese modo de vida. Los autores se refieren a esa desenvoltura y desenfado tan característicos en las vivencias de los habitantes del trópico.

La Reunión. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
La Reunión. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Los autores, educados en colegios con orientación europea y formados en el rigor deductivo del pensamiento cartesiano, incursionan en la introducción, elaborando algunos conceptos diferentes en el proceso de razonamiento tropical en el que priorizan un “estoy, luego soy” surgido de la inmersión de los individuos en una naturaleza pródiga, exuberante y generosa y con una prodigiosa capacidad de resiliencia. Condición de vida que ha propiciado que el valor de la planificación sea relativa y no tan prioritaria como en otras latitudes. La naturaleza tropical es per se  proveedora.

Camboya. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Camboya. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Así como en los países nórdicos planificar la vida y el territorio es prioritario y muy necesario para sobrellevar el gélido invierno, en el trópico no ha sido prioritario y esto lo adjudican los autores a la facilidad y calidad de vida al natural que ofrece la latitud: no hace frío, basta con un techo; el cultivo de alimento puede ser una alternativa, puesto que la naturaleza provee, en esa condición no falta qué comer, estiras la mano y algo encuentras; no hay que calentar; no se necesita mucha vestimenta ni tampoco estructuras sólidas ni bien aisladas. Si se lleva esto al extremo y se caricaturiza, con un paraguas grande bastaría para cobijarse y lograr bienestar.

Vietnam. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Vietnam. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

No es hasta hace pocos decenios que esta situación de equilibrio con el medio ambiente tropical ha empezado a modificarse por la modernización y mundialización de los estilos de vida. El cambio es lento y no ajeno de tradiciones debilitadas y algunas frustraciones.

Fort de France, La Guadeloupe. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Fort de France, La Guadeloupe. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Para demostrar estas particularidades, se presentan, como ejemplo, 20 ciudades y asentamientos originarios de distintos continentes, pero todas en la franja tropical, que han de alguna manera, respondido al clima y condiciones naturales del entorno y de las vivencias de sus habitantes. Es en las ciudades del pasado en las que los autores encontraron la mayor cantidad de información relevante y con el potencial para ser aplicada en el planeamiento contemporáneo sostenible.

Columnatas en La Habana, Cuba. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Columnatas en La Habana, Cuba. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Se analiza las posibles o reales razones por las cuales los colonos o imperios de la época y fundadores de ciudades, tomaron las decisiones que tomaron al fundarlas. Por ser lentos en entender las certezas de Perogrullo que encontraron, tuvieron que corregir, por prueba y error, el   desacierto de haber reproducido el modelo de sus metrópolis y que luego tuvieron que modificar lo que no funcionaba, o reemplazar lo que era inadecuado.

Las condiciones urbanas para lograr el bienestar de los colonos y autoridades destacadas en las ciudades tropicales fueron una decisión importante y novedosa, especialmente en una época en la  la ciudad ideal del Renacimiento italiano se erigió como modelo de diseño, más abstracto y estético, sobre uno  adaptado a las realidades de convivencia y bienestar. Planificar ciudades confortables y funcionales en los nuevos territorios y parajes sorpresivos, fue fundamental para lograr poblar las colonias y así arraigar la población.

Antigua Guatemala. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Antigua Guatemala. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

En cuanto a lo social, el mestizaje y la criollización surgieron como acontecimientos poblacionales  innovadores y adaptados. En este sentido el Caribe representa una zona variada y rica en movimientos sociales y también en la planificación de ciudades nuevas, porque fue área de aterrizaje de conquistadores de muchos orígenes y múltiples lenguas y costumbres. En el trópico del lejano Oriente sucedió algo similar, pero en un área territorial mucho más extensa. 

Era habitual ver reproducciones de ciudades europeas en las colonias tropicales en el siglo XVII, como el caso de Batavia, hoy Yakarta, que era una pequeña Amsterdam, hasta que los colonos entendieron que el clima lluvioso en abundancia y caliente en exceso todo el año, debía ser considerado para la planificación urbana. Situación que fue corregida luego de percatarse que esta omisión era la causa de muchas de las muertes de los ciudadanos metropolitanos trasplantados. Las Leyes de Indias recopilaron información de los nuevos territorios y decretaron normativas para adaptar las nuevas ciudades al clima.

Pasajes Cubiertos. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Pasajes Cubiertos. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Situación inversa es la de las ciudades agrícolas en las fincas bananeras con sus edificios, construidas al inicio del siglo XX, en el Oriente y en el Occidente tropicales, en las que se refleja un acertado conocimiento del entorno natural para diseñar con coherencia un urbanismo y una arquitectura adaptados. Ellas constituyen un acervo de diseño para la sostenibilidad de hoy.   

Malecón 2000, Guayaquil. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Malecón 2000, Guayaquil. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Otra particularidad es que las ciudades tropicales necesitan sombra. El sol es excesivo y constante y convoca la gente a reunirse a la sombra. Las casas, calles y plazas tienen vegetación para el bienestar. Es por esto que la tipología de la plaza dura, tan apreciada en las ciudades europeas, resulta inadecuada en las ciudades de la latitud tropical. En el Sur Oeste de India, los portugueses importaron, desde Brasil, gigantescos árboles de sombra para hacer placenteras las plazas de Kochi. Hay sombra urbana construida y vegetal con árboles de hoja perenne.

Kuala Lumpur, Malasia. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Kuala Lumpur, Malasia. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

La ciudad tropical debe ser enfriada y ventilada, y la temperatura de su isla de calor debe bajar, para que la arquitectura aproveche esas condiciones para refrescar los espacios urbanos y construidos cerrados por la privacidad que impera en las aglomeraciones densas. “Para no tener que enfriar un edificio lo mejor es no calentarlo”, dice un dicho. Ventilar con aire fresco implica abrir, pero a la vez introducir ruido y polvo. He ahí un desafío de diseño urbano y arquitectónico complejo para un proyecto sostenible. Muestra de esto es Singapur y su tropical high tech.

Una característica del ecosistema tropical natural es la rica biodiversidad de su flora y la fauna, que crece y deambula libremente por lo que puede amanecer un cocodrilo en la sala de una casa en la playa o la casa invadida por insectos y ramas de todo tipo, luego de un viaje. O encontrar un mapache comiéndose las mermeladas y otros comestibles de la refrigeradora, que abren sin problema alguno.

Vietnam. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Vietnam. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

El paisajismo en la franja del trópico húmedo se aborda desde una conceptualización particular ya que por el vigor de la fertilidad y variedad de especies, el diseño las combina y el mantenimiento busca controlar su crecimiento y multiplicación. Ellas crecen y crecen en su ambiente natural y pueden ser invasivas y descontrolarse en el paisajismo en un ambiente urbano y doméstico. Es un paisajismo más de quitar que plantar. El árbol y en general todo tipo de vegetación son recursos baratos, que se usan para climatizar además de embellecer.

Curitiba, Brasil. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Curitiba, Brasil. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Es por esto que el enfoque del diseño paisajístico no es formalista ni se diseña con parterres de especies únicas, más bien la biodiversidad, entendida como la mezcla de especies que conviven, es indispensable para lograr un proyecto idóneo y adaptado a la realidad biológica y climática. Introducir la biodiversidad, como eje director del diseño paisajístico, resulta en una estética verde que entrevera diferentes especies de cubresuelos, plantas, flores, matorrales, arbustos y árboles nativos. Pronto aparecen nuevas especies acarreadas por el viento y los múltiples pájaros que las sobrevuelan, transformando el diseño original.

Granada, Nicaragua. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Granada, Nicaragua. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

La relevancia del medio natural tropical en el planeta se puede resumir casi que con un solo dato; cerca del 50% de la población mundial vive en esta latitud. Si le agregamos que el 70% de los bosques aún existentes y que las ciudades más pobladas y de más rápido crecimiento se encuentran allí, estamos ante una realidad regional globalizada de ineludible interés y consideración.

Bombay, India. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Bombay, India. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Ha sido habitual que se tipifique al trópico con la pobreza, el analfabetismo y otros males, sin embargo el progreso ha sido evidente. Aunque todos los países – exceptuando unos pocos -- asentados en esta cintura del planeta tienen economías en desarrollo o de renta media, sus circunstancias ambientales, culturales y poblacionales son únicas y de peso planetario, para que en la planificación de sus ciudades se les considere y valorice. Es necesario implementar nuevas pautas de diseño para actuar en consecuencia.

Las ciudades tropicales que fueron diseñadas siguiendo las especificidades del lugar han logrado ser ejemplos que aún perduran con coherencia, aunque la modernidad haya introducido sectores  nuevos, diseñados bajo otros parámetros.

Paisajismo en Singapur. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Paisajismo en Singapur. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

En el libro, los autores transmiten estos conocimientos y emociones y, para tomar decisiones, promueven la deducción usando el sentido común y respetando la riqueza esencial del lugar. La biología acuñó el término aclimatar para identificar a un organismo que se acostumbra a un clima que no le era habitual. Por extensión las personas que migran, para ser felices se aclimatan a un ambiente diferente y novedoso.  

Paseo El Prado, Panamá. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Paseo El Prado, Panamá. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

Las pautas para sus diseños serán particulares en tanto se nutran del lugar y si consideran las vivencias de la gente, los recursos sociales y económicos disponibles y los materiales locales, que aunque no sean de última generación, siempre tendrán menor impacto ambiental, en cuanto a emisiones de CO2, que los que vienen de otros países y demandan transporte. Si bien la economía se puede globalizar, el urbanismo y la planificación no deberían hacerlo. Deben responder a la latitud climática y a su gente.

Palmarae, Panamá. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical
Palmarae, Panamá. Image © Archivo de Fotografías del Instituto de Arquitectura Tropical

De manera realista los autores sugieren algunas pistas, que lejos de ser recetas, son indicaciones que proponen alternativas viables y posibles. Abarcan todo el quehacer humano, porque la ciudad no es sólo sus calles, plazas y edificios, sino un conglomerado de elementos complejos que incluye como protagonista a la sociedad y su cultura como un todo.

El libro propone que sean ciudades sostenibles, aplicando conceptos de diseño pasivo y asequible para sus soluciones y especialmente que puedan ser replicables y se multipliquen por imitación. Orientar el desarrollo del trópico, que cuenta con ciudades en su mayoría muy jóvenes, puede significar un aporte radical y substancial a nivel planetario y de control del cambio climático. En ellas aún queda mucho por hacer y lo más correcto sería hacerlo bien y con miras a la sostenibilidad y bajo consumo de todo. Para esto hay que acudir y echar mano de lo que allí prospera para lograr austeridad y sintonía.

Galería del Proyecto

Ver todo Mostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Bruno Stagno. "Bruno Stagno: Ciudades Tropicales Sostenibles" 22 feb 2020. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/929899/ciudades-tropicales-sostenibles> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.