Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los barrios asuncenos de antaño, tradicionales y por poco atemporales, van siendo alcanzados por el impulso del desarrollo inmobiliario que día tras día busca suministrar opciones a la creciente población urbana. Muchas veces ocurre que el apresurado emprendimiento condena a la arquitectura a un segundo -o tercer- plano de importancia, primando la “practicidad” y los prejuicios de inseguridad muy comunes en el país, que nada bien hacen al imaginario de la sociedad actual. Quisimos que ese no fuese el caso… La situación presentaba una vivienda de unos 40 años aproximadamente y en condiciones bastante deterioradas que debía reincorporarse a la oferta de inmuebles. La misma ya se encontraba en trabajos de demolición, y sin proyecto arquitectónico a seguir. El apremio del tiempo nos condujo a realizar un diagnóstico rápido de la situación y a actuar con la misma inercia, mientras elaborábamos una idea en paralelo que pudiese significar -al menos algo- para la ciudad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir