Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un edificio modernista de oficinas en Frogner, Oslo, se convierte en un edificio residencial con nueve apartamentos de diferentes tamaños, que abarcan desde 77 hasta 196 m2. El proyecto original, construido en 1973, diseñado por los arquitectos Trond Eliassen y Birger Lambertz-Nilssen, recibió el premio "Sundt" de arquitectura debido a la excelente calidad de "Munthes gate". El edificio ahora figura como un representante adecuado de la arquitectura de su época. La transformación se esfuerza por preservar sus elementos mientras le da al edificio una nueva vida. La construcción se extiende perpendicularmente en el terreno creando jardines verdes privados en diferentes niveles. La renovación tiene la intención de explotar esta cualidad existente para proporcionar una secuencia de espacios acogedores tanto dentro como fuera. La adaptación a la estructura existente dio como resultado nueve hogares únicos, con un diseño y una atmósfera diferentes, y permitió la apertura de nuevos ventanales que iluminan el interior y establecen una transición suave a sus espacios privados al aire libre. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir