Agrandar imagen | Ver tamaño original
La idea que rige al proyecto es crear una casa que te transporte a una experiencia sensorial a pesar de estar inmersa en un contexto urbano, un ambiente donde los espacios exteriores convivan y permeen la relación con el interior. Esto se logra mediante jardines que rodean la casa y generan recorridos entre la naturaleza y los materiales propios de la edificación: madera, piedras, concreto aparente, placa de acero al carbón y vidrio, marcando un distanciamiento con la ciudad.  El programa de esta vivienda unifamiliar se distribuye en un tres niveles y un sótano. La planta de acceso, al nivel de calle, contiene los espacios sociales —sala, comedor, estudio, cocina y servicios— junto con los jardines. A largo del predio, desde el acceso hasta el jardín posterior, se desarrolla un puente que controla al acceso de la casa sobre otro jardín en el sótano. En el primer nivel se encuentran tres recámaras con vestidor, una sala de televisión y una terraza a doble altura; el segundo nivel contiene la recámara principal con una terraza orientada a la mejor vista del valle. El sótano alberga el estacionamiento, una cava, un gimnasio, 2 recámaras de servicio, un jardín y el cuarto de máquinas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir