Agrandar imagen | Ver tamaño original
Atrás quedaron los días en que la cocina se relegaba a un área de servicio. Siguiendo el sistema tradicional de tripartición residencial burguesa, se diseñó por décadas como un espacio independiente y cerrado. Hoy, cada vez más, los proyectos buscan integrarlo como un espacio relacionado con otras habitaciones de la casa y así crear ciertas interacciones entre sus residentes. A partir de esto, su apariencia también cambió, y los revestimientos tradicionales de cerámica y piedra dieron paso a nuevos materiales. En relación a las encimeras –áreas de corte, preparación de alimentos y cocina–, el uso de mármoles y granitos parece haber dado paso a nuevas soluciones, utilizando materiales comúnmente incorporados en estructuras u otros elementos arquitectónicos, como el concreto. Con superficies continuas y un acabado pulido, además de ser un material impermeable y resistente, el concreto es fácil de limpiar, no se deteriora, previene la acumulación de hongos habitualmente presentes en las juntas de dilatación, y permite el contacto con áreas húmedas. Con todo esto en mente, hemos seleccionado algunos proyectos que seguramente lo inspirarán para sus próximos proyectos de cocina. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir