Agrandar imagen | Ver tamaño original
El objetivo principal del proyecto consiste en aprovechar la máxima luz natural possible en un antiguo almacén reconvertido en vivienda que está situado en la planta sótano en una finca de 1950 en el centro de Barcelona. El proyecto se desarrolla en torno a dos patios, uno grande con mucha luz, y otro pequeño. La relación entre los dos patios genera una excelente ventilación cruzada. El espacio principal, paralelo al patio grande, de 13'5x4m con bóveda catalana, acoge el programa de vivienda. Un cobertizo situado en el patio grande se habilita para recibir la habitación de Marcel. Se elige un suelo de parquet industrial de roble por su coherencia estética con el espacio existente y la voluntad de ir descalzo por casa. Junto a la entrada y alrededor del patio pequeño se organiza el lavabo y el despacho. Aquí se trabaja con la oscuridad y la sombre, comprimiendo el falso techo en la entrada y pintándolo de color terracota. El pavimento de los dos patios se aprovecha un mosaico blanco hexagonal, restos de una antigua fábrica de gres porcelánico en Reus (enmallado en el estudio para facilitar su colocación) que ayuda a deslizar la luz al interior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir