Agrandar imagen | Ver tamaño original
El ladrillo se posiciona como uno de los materiales propios e identitarios de la cultura arquitectónica argentina y latinoamericana. La diversidad y versatilidad del mampuesto en nuestra región ha dado lugar a una gran heterogeneidad en sus usos y aplicaciones: muros estructurales, tabiques, cerramientos, tamices, envolventes, pieles, cubiertas, bóvedas, cúpulas y solados permiten visualizar la gran adaptabilidad que posee este material para adecuarse a los requerimientos particulares de cada obra. Artículo relacionado:“Arquitecturas argentinas con ladrillo: selección de obras contemporáneas que exploran el uso local del material” Las distintas maneras de posicionar y enlazar los mampuestos entre sí permiten diseñar superficies muy variadas, generando entramados y patrones que no solo influyen en los acabados y texturas finales del proyecto, sino que también habilitan a los arquitectos a experimentar cuestiones asociadas a temas como la luz y la atmósfera, permitiendo generar muros y pantallas que funcionen a modo de tamices y filtros. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir