Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicado en una esquina complicada de Paseo de la Reforma, Piedra Sal representó un reto importante dado que el espacio tiene una forma irregular y está en un primer piso; el proyecto se enfocó en el acceso. Unos de los principales retos fueron el tiempo y presupuesto, el proyecto y obra se entregó y logro en 11 meses, lo que permitió un ahorro en costos. En cuanto al diseño la ubicación en esquina y la geometría del lugar fungieron como principales generadores del proyecto.  Otro problema al que nos enfrentamos fue el acceso, únicamente se podía acceder por medio de un elevador o una escalera de servicio muy mal ubicada. El local negaba la conexión con Reforma y la vista al parque adjunto, tratando de disimular la gasolinera de enfrente. Se tomó la decisión de tirar la esquina del local por completo para generar una plaza de acceso y construir dos muros de concreto aparente como soporte para un bloque de escalera, compuesto por una celosía de madera, acero y vidrio en fachada, escalones de tablón de madera y solera de acero suspendidos entre la celosía de fachada, la celosía central (barandal) y el lambrín del fondo. De manera que todo funciona como un sistema estructural y acabado a la vez. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir