Agrandar imagen | Ver tamaño original
N² es una pequeña pastelería. Al inicio de la fase de diseño, el cliente nos entregó una tabla de requerimientos que nos llevó a trabajar con una paleta de colores de rosa y blanco. Dentro de este pequeño espacio, tratamos de crear una experiencia gastronómica muy íntima y tierna, entonces pensamos en la transparencia. El único escaparate está orientado al sur. En lugar de abrir este frente, usamos ladrillos de vidrio decapado para bloquear la conexión visual entre el interior y el exterior, que también filtra la luz solar directa en una luz suave y vaga. A diferencia del escaparate de corte limpio, el interior tiene un lenguaje que se basa en la curva, una serie de asientos de pared y un mostrador con bordes redondeados en el frente. Ubicamos una luz acrílica de rejilla cuadrada en la pared derecha, resultando en un resplandor rosado oscuro como uno de los elementos interesantes dentro del espacio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir