Agrandar imagen | Ver tamaño original
PARA OFRECER REFUGIO Este proyecto está encargado por la ONG Emmaüs Solidarité, como parte del intento de proporcionar una solución a los refugiados que llegan constantemente. El proyecto se desarrolla en Ivry-sur-Seine, una ciudad suburbana, en una antigua fábrica de agua. Este gran sitio industrial (90000m²), que ya no se usa, estaba esperando que llegara un nuevo proyecto urbano. El refugio de emergencia está hecho para 400 personas (350 refugiados y 50 comunidades romaníes). Las familias, a veces con niños, y las mujeres aisladas se alojan durante 6 meses como máximo. Este programa humanitario es casi una situación sin precedentes en Francia, llevando a pensar sobre el estado actual del mundo. Para los arquitectos se volvió una misión bastante desafiante. PARA RESOLVERLa emergencia compromete a la arquitectura. La primera pregunta es: ¿Cómo ofrecer dignidad y cualidades funcionales a una población vulnerable, con diferentes culturas? El proyecto se piensa como una pequeña ciudad, una noción común de «habitante», independientemente de su origen geográfico. Entre el espacio público y el espacio más íntimo, todos se acomodan fácilmente con una vida en comunidad. Desde el Ágora griego hasta la plaza de la Iglesia (cuando la religión se coloca en el centro de la ciudad), las personas organizan su vida en torno a esta transición permanente del espacio público al privado, de la sociabilidad a la introversión. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir