Agrandar imagen | Ver tamaño original
La megaciudad china de Shenzhen muestra todas las características de una metrópolis moderna en auge. Las concurridas (y ruidosas) autopistas de cinco carriles se abren paso a través de islas de brillantes rascacielos de vidrio, que se elevan desde podios llenos de tiendas de diseñadores, frente a vastas plazas, activadas por jóvenes profesionales que alimentan la floreciente economía tecnológica de la ciudad. Tal escena es realmente notable teniendo en cuenta que antes de 1980, Shenzhen no era más que un pueblo pesquero provincial de 60,000 personas. Hoy, esa cifra ha aumentado a 13 millones. Esto plantea la cuestión de cómo el entorno urbano acogió una explosión demográfica tan rápida en tan poco tiempo. La respuesta se encuentra en las "Aldeas Urbanas" de la ciudad, manifestaciones notables del pasado y el presente de Shenzhen, aunque probablemente no de su futuro. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir