Alberto Campo Baeza: “Arquitectura es poner en orden una habitación, una casa, una ciudad”

Alberto Campo Baeza: “Arquitectura es poner en orden una habitación, una casa, una ciudad”

El arquitecto español Alberto Campo Baeza nació en 1946, se graduó de la Universidad Politécnica de Madrid en 1971 y obtuvo su doctorado allí en 1982. Ha enseñado arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid -ETSAM- durante más de 40 años.
Él ve la arquitectura como ideas y las expresa de la manera más esencial y clara, confiando constantemente en elementos básicos como plataformas rectangulares firmemente conectadas a la tierra, paredes gruesas y sólidas con cavidades profundas y sin marco, y planos delgados sostenidos por postes delicados. Los colores, las curvas complejas y la diversidad de materiales se evitan en gran medida para acentuar las relaciones primarias entre los prismas elementales y exaltar la magia de la luz solar. Su arquitectura tiene que ver con la transparencia y la precisión, además de afirmar fundamentos como planos, líneas rectas y esquinas precisas. Ha construido relativamente pocos proyectos y en su mayor parte a pequeña escala. Sin embargo, su legado es notablemente completo, consistente, profundo, memorable e inspirador.

© Javier Callejas. MA © Hisao Suzuki. Casa Gaspar © Hisao Suzuki. Caja Granada © Hisao Suzuki. Caja Granada + 42

© Javier Callejas. MA
© Javier Callejas. MA

Campo Baeza ha recibido una cantidad numerosa de premios prestigiosos, incluida la Medalla de Oro de Arquitectura 2019. Sus obras construidas más destacadas incluyen la Casa del Infinito (Cádiz, 2014), el espacio público Entre Catedrales (Cádiz, 2009), la Casa Olnick Spanu (Garrison, Nueva York, 2008), el Museo de la Memoria de Andalucía (Granada, 2010 ), una guardería para Benetton (Treviso, Italia, 2007), la sede de Caja Granada (Granada, 2001), la Casa De Blass (cerca de Madrid, 2000) y la Casa Gaspar (Cádiz, 1992). El arquitecto es autor de numerosos textos publicados en libros como Principia Architectonica, The Built Idea, Poetica Architectonica y el último Sharpening the Scalpel. La siguiente es una versión resumida de mi conversación con Alberto Campo Baeza en su estudio compacto en Madrid, donde practica la arquitectura con un puñado de colaboradores.

© Javier Callejas. MA
© Javier Callejas. MA

Vladimir Belogolovsky: Hace unos diez años tomaste uno sabático para estudiar en la Biblioteca Avery de la Universidad de Columbia en Nueva York. ¿Podrías hablar de esa experiencia?

Alberto Campo Baeza: Durante los años que he estado enseñando en ETSAM, pasé dos sabáticos como erudito visitante en la Universidad de Columbia, en el año académico 2010-11 y a principios de la década de 2000. Durante mi segunda vez, decidí no ser interrumpido por varias invitaciones para dar conferencias o emprender otros proyectos tentadores y dediqué mi tiempo por completo a pensar y contemplar la arquitectura. Durante ese tiempo de reflexión y tranquilidad, escribí mi libro Principia Architectonica para destilar las ideas que he acumulado durante muchos años de práctica.

VB: ¿Cuáles son algunos de los principios rectores detrás de tu trabajo?

ACB: la arquitectura no debe ser caprichosa; cada proyecto debe ser como un diagnóstico para un sitio y programa en particular. Hay ciencia detrás de cada proyecto. El diseño se basa en la razón. Tienes que buscar una idea capaz de ser construida. La belleza no es una idea utópica. La utopía no es imposible. Con la nueva tecnología se puede construir utopía. La belleza se puede lograr con lógica, racionalidad, proporciones armoniosas y escala apropiada. Tienes que tratar de ser serio, profundo y sincero.

© Javier Callejas. MA
© Javier Callejas. MA

VB: ¿No estarías de acuerdo con que ser sincero para un arquitecto significa ser esencial, reservado y súper analítico, mientras que para otro, se trata de ser expresionista, informal e intuitivo?

ACB: Es cierto, pero prefiero tratar de ser universal antes que individual. Gaudí fue un genio pero demasiado personal para mi gusto. Cuando la arquitectura es demasiado única, pierde un sentido de universalidad. En mi trabajo, trato de ser simple, tranquilo, abstracto; en resumen, universal. Claro, este es solo el punto de partida, solo la base. Para lograr la verdadera belleza necesitas imaginación, necesitas inspiración. Me centro en temas como la transparencia y la continuidad. Mies no necesitaba confiar en la repetición tradicional porque usaba tecnología para lograr transparencia y continuidad. Konstantine Melnikov se esforzó por que su arquitectura estuviera descubierta, "para quitarse el vestido de mármol, quitarse el maquillaje y revelarse como está, desnuda, como una diosa joven y elegante". La arquitectura debe ser seria, lo que no es lo mismo que aburrido. Debería ser consecuente; Debería ser hermosa. Platón dijo: "La belleza es el esplendor de la verdad". En otras palabras, la belleza es el reflejo de la razón, no un simple gesto intuitivo.

© Hisao Suzuki. Casa Gaspar
© Hisao Suzuki. Casa Gaspar

VB: ¿Crees que la belleza es algo aceptado por la mayoría de las personas o un arquitecto puede decidir si algo es hermoso y eso es lo que importa?

ACB: Cuando Platón habló de democracia, dijo que no era una garantía para una buena manera o la mejor solución. Sospecharía de lo que piensa la mayoría. Estoy seguro de que usted y yo podemos estar de acuerdo en que el Pabellón de Barcelona de Mies es un hermoso edificio. Es una obra maestra, por supuesto. ¿Pero la gente que camina en la calle estaría de acuerdo con nosotros? No estoy tan seguro de eso.

VB: Dijiste, "la historia de la arquitectura es una lucha para tratar de ser más y más livianos". ¿De qué dirías que trata tu trabajo? ¿Cuáles son las principales intenciones detrás de tu arquitectura?

ACB: Muy simple - hacer felices a las personas. ¿Suena ingenuo? Pero es verdad. No es para mi propia vanidad, no para mi propia satisfacción. Es para que la gente disfrute. Muchos de mis proyectos son casas. Imagínese si las personas que viven en mis casas temen tocar todo. Les puedo asegurar que mis clientes son felices en mis casas. Mis edificios son una especie de himno a la libertad. La gente puede vivir en mis casas de mil maneras diferentes. Mi Casa del Infinito en Cádiz es básicamente una plataforma, un podio porque está en la orilla del mar. Entonces, es un plano infinito frente al mar infinito. Es como un embarcadero disparándose al mar. Nada más y nada menos. Esta casa no se pudo construir en ningún otro lugar. Es muy particular a su ubicación. Está construida para disfrutar del mar, el clima, el sol. Entras a la casa desde la parte superior, que está diseñada como la sala de estar al aire libre; Está tallado de tres maneras: la entrada en el centro, el anfiteatro a la izquierda y la piscina a la derecha, que es un homenaje a las icónicas pinturas de David Hockney.

© Hisao Suzuki. Casa Gaspar
© Hisao Suzuki. Casa Gaspar

VB: Aparte de la felicidad y la libertad, ¿de qué se trata tu arquitectura?

ACB: Mi arquitectura es neutral. Intento no imponer nada. No hay insistencia en ningún estilo de vida en particular. Es fácil vivir en mis casas. La moderación es un requisito previo para la felicidad.

VB: ¿Podrías comentar sobre el progreso en tu trabajo de proyecto a proyecto? ¿Se trata de hacer tus edificios más y más ligeros?

ACB: No creo que podamos hablar de ningún progreso en particular. A medida que uno envejece, ciertas cosas se vuelven más claras. Cada proyecto debe ser un descubrimiento. No estoy tratando de ser original. Trato de descubrir no la originalidad, sino las cosas que son esenciales. Lo importante es que cada proyecto se convierta en un potencial para descubrir algo nuevo.

© Roland Halbe. Caja Granada
© Roland Halbe. Caja Granada

VB: Esta actitud explica por qué construiste relativamente pocos proyectos y predominantemente a pequeña escala.

ACB: Hace unos años, un compañero arquitecto me dijo: "Alberto, he construido dos mil edificios". Recuerdo haber pensado: "¡Dios mío, dos mil edificios!" Entonces, decidí revisar mis notas y archivos y descubrí que solo había completado 37 proyectos. Pensé: "¡Qué desastre!" Luego leí algo interesante en un libro de Bill Bryson, el biógrafo de William Shakespeare. El libro decía: "Como saben, William Shakespeare escribió solo 37 obras". De repente, ¡me sentí tan satisfactorio! [Risas.] Creo que es importante estar satisfecho con lo que haces. Tienes que creer en tu trabajo y tomar en serio cada proyecto.

VB: Esto fue hace unos años. ¿Cuántos proyectos has hecho desde entonces?

ACB: ¡Unos cuantos más, así que he construido unos 45 proyectos, más que William Shakespeare! [Risas]

© Fernando Alda. Caja Granada
© Fernando Alda. Caja Granada

VB: Usted dijo que la calidad de la arquitectura se mide por su capacidad para detener el paso del tiempo y mantener el tiempo en suspensión. Pero muchos arquitectos contemporáneos se preocupan exactamente por lo contrario: intentan capturar el movimiento y la dinámica del momento fugaz. ¿Qué piensas sobre eso?

ACB: Cuando hablo de suspensión del tiempo es, por supuesto, en términos filosóficos. Si miras el Panteón en Roma, su belleza es universal, y seguirá siéndolo en el futuro. ¿Cómo se logra algo fundamental, algo especial? La gente confunde originalidad con frivolidad o ser exótico. Pero no soy original ni exótico. Nuevamente, trato de descubrir no la originalidad, sino las cosas básicas. No puedes tener una idea incapaz de materializarse y no puedes materializar si no tiene una idea.

VB: Tus edificios son básicos en sus formas y minimalistas en sus detalles. Sin embargo, mantienes que tu arquitectura es abstracta pero no minimalista. ¿Porqué es eso?

ACB: Odio la palabra minimalista. Mi objetivo no es ser minimalista o purista y perfecto. No, no, no, soy un pecador. ¡No estoy avergonzado de eso! [Risas.] Lo importante para mí es ser limpio, simple y, a veces, incluso obvio, no hay nada de malo en ser obvio. ¿Qué puede ser más obvio que trabajar con la luz del sol? No hay arquitectura sin luz, al igual que no hay música sin aire. Creo que un instrumento musical es una buena metáfora de un edificio porque, como arquitectos, ajustamos nuestros edificios al igual que los escritores escriben y reescriben sus textos para que sean cada vez más claros, específicos y agudos, como el bisturí del cirujano. Todos estamos afinando y agudizando nuestras ideas: perfeccionando dimensiones, proporciones, distancias entre columnas, eligiendo entre formas cuadradas o rectangulares, cómo ocultar las esquinas, etc. Tienes que afinar y afinar hasta que llegue el momento y tu edificio tenga que funcionar. ¿Qué es la arquitectura? Para mí, es poner las cosas en orden y claridad - poner en orden una habitación, una casa, una ciudad.

Galería del Proyecto

Ver todo Mostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Belogolovsky, Vladimir. "Alberto Campo Baeza: “Arquitectura es poner en orden una habitación, una casa, una ciudad”" [“Architecture Is to Put in Order a Room, a House, a City”: In Conversation with Alberto Campo Baeza] 23 feb 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Dejtiar, Fabian) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/934128/alberto-campo-baeza-arquitectura-es-poner-en-orden-una-habitacion-una-casa-una-ciudad> ISSN 0719-8914

Más entrevistas en nuestro Canal de YouTube

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.