Agrandar imagen | Ver tamaño original
El skate, como deporte, comenzó a gestarse en el estado de California durante las décadas de 1960 y 1970, período en el cual las actividades extremas como el surf adquirieron una gran popularidad entre la población de los Estados Unidos. Iniciándose como una adaptación urbana de este deporte acuático, el skateboarding se posicionó rápidamente como uno de los pasatiempos predilectos entre los jóvenes y, para 1980, logró expandirse por todo el mundo, potenciando la activación de diversos espacios públicos en desuso en ciudades de todo el planeta. Con el tiempo, la infraestructura y la arquitectura destinada a la práctica de esta actividad comenzó a ganar una mayor relevancia. En 2016, el Comité Olímpico Internacional aprobó la incorporación del skate en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, incluyéndolo y validándolo como deporte oficial. Actualmente, diversas iniciativas y proyectos han logrado recuperar sectores urbanos abandonados, reacondicionándolos para permitir la realización de estas prácticas deportivas y demostrando que la participación de los jóvenes en la constitución y cualificación de los espacios públicos de las ciudades puede fomentar, en muchos casos, la pertenencia y la inclusión social. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir