Agrandar imagen | Ver tamaño original
A menudo, la respuesta de la arquitectura a ubicaciones propensas a inundaciones es alterar los diseños y métodos convencionales para cumplir con los requisitos de protección contra inundaciones, enmascarando el problema de la mejor manera posible. Por otro lado, el diseño de esta tierra con vista a un lago y al océano celebra el aumento periódico en los niveles de agua. En lugar de ocultar las medidas para prevenir el daño causado por las inundaciones, el proyecto las aprovecha, adoptando así la dualidad del paisaje de los humedales para entrelazar la naturaleza y la forma construida. La residencia, la piscina y las cubiertas están elevadas y separadas para permitir que el agua fluya alrededor y entre ellas, reduciendo así la presión hidrodinámica potencialmente dañina de las inundaciones costeras. Por lo tanto, la casa se convierte en una serie de volúmenes verticales desde los cuales se puede observar la vista del océano, el campo y el plano dinámico del terreno. De esta manera, las inundaciones se convierten en un evento no amenazante, y a su vez en un cambio constante en la relación entre la casa y el suelo. Desde los puentes acristalados que conectan los volúmenes, se puede apreciar los espacios entre ellos, ya sea inundados en períodos lluviosos o interconectados por flujos de plantaciones nativas en los períodos más secos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir