Agrandar imagen | Ver tamaño original
Estos tres edificios están sujetos a una normativa de implantación extremadamente rigurosa. Mientras que dos de ellos se presentan con una dimensión doméstica, el tercero es excesivamente grande para el barrio en el que se inserta. Uno de los objetivos por tanto de este proyecto es trabajar con la dimensión aparente, aportando una domesticidad al barrio relacionada con el tamaño. En este sentido, los edificios proyectados se fragmentan volumétricamente y aportan una apariencia dimensional más razonable. Esta estrategia se complementa con la utilización del color como elemento diferenciador de los distintos volúmenes que constituyen la propuesta. El color tiende también a proporcionar cromatismo a un emplazamiento que convive con un gris debido al clima, especialmente adverso. La disposición volumétrica trabaja a favor del conjunto de jardines públicos que se implantan en el corazón del proyecto y que aportan dos caras bien diferenciadas, una como imagen del emplazamiento y otra que se relaciona con la idea de pabellones sobre un jardín. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir