Agrandar imagen | Ver tamaño original
En tiempos en que las personas pasan cada vez más tiempo al interior de sus viviendas, oficinas y otros espacios cerrados, es importante garantizar que estemos ofreciendo entorno seguros y saludables, especialmente en interiores diseñados para la infancia y la tercera edad. Existe un compuesto químico que ha ganado cierta popularidad durante los últimos años, ya que está presente en varios de los materiales que dan forma a los espacios que habitamos, influyendo directamente en la calidad del aire que respiramos: el formaldehído. En palabras simples, el formaldehído es un gas incoloro e inflamable que, a temperatura ambiente, tiene un fuerte olor. La exposición a este gas puede tener efectos adversos para el sistema respiratorio, los ojos y la piel. Los síntomas más comunes son irritación (en los ojos, nariz y garganta), lagrimas, quemaduras nasales, tos, espasmos bronquiales, irritación pulmonar y dermatitis. En casos extremos podría causar cáncer.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir