Agrandar imagen | Ver tamaño original
Nosotros, como humanos, podemos tomar muchas inspiraciones de la naturaleza. Durante el proceso de diseño de este proyecto, se nos ocurrió la idea de tomar la teoría simple del segundo arcoíris, que es un fenómeno que no es muy frecuente. Animados por la paleta de colores discretos y brumosos, pensamos que podríamos usar este elemento en el interior, creando algún tipo de intimidad entre las personas y el color. A través del poder invisible de los colores, esperamos lograr el objetivo de crear interacciones más cercanas junto con abrir un diálogo sobre una forma ideal de vida para los residentes de las viviendas urbanas. Bajo la práctica del minimalismo, desarrollamos un ritmo fluido del espacio con la composición de gráficos geométricos. Las líneas y curvas sutiles estaban integradas en casi todas partes, formaban una cierta sensación de sentimiento sobre lo real y lo imaginario; mientras que los colores aireados y serenos introducen el alma y el espíritu de este apartamento. Todos estos materiales y delicadas texturas lo involucran en un espacio encantador que calma la mente capa por capa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir