Agrandar imagen | Ver tamaño original
Contrariamente a lo que podríamos creer, la pérdida de audición no es siempre congénita sino que, tarde o temprano, a todos nos podría pasar. De acuerdo a la OMS, casi un tercio de las personas mayores de 65 años padece pérdida de audición discapacitante. La pérdida de la audición es más una ‘diferencia’ que una ‘discapacidad’. Si bien las exigencias espaciales de personas con impedimentos auditivos no son tan marcadas como espacios para no videntes o quienes experimentan movilidad reducida, la reducción de la capacidad auditiva sí conlleva una forma particular de experimentar el entorno. ¿Es posible mejorar esta experiencia a través del diseño de interiores? De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, alrededor de un 5% de la población mundial -aproximadamente 466 millones de personas- está diagnosticada con lo que llaman ‘pérdida de audición discapacitante’. Si bien esto se divide en distintos grados de capacidad auditiva, parcial o total (hipoacusia o anacusia), este grupo se caracteriza por una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños, concentrándose la mayor cantidad de personas con este impedimento en países de ingresos bajos y medios. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir