Agrandar imagen | Ver tamaño original
Perú, con sus múltiples condiciones geográficas y su gran variedad de recursos naturales, posee una arquitectura particularmente comprometida con su paisaje. En las tres grandes regiones que conforman el país -costa, sierra y selva-, las diferencias entre las temperaturas medias de invierno y verano no son considerables y, exceptuando los sectores de alta montaña, los climas se definen como tropicales o subtropicales. Esta particular condición genera que la temperatura oscile entre los 15 °C y 27 °C, siendo atípicas las situaciones extremas de frío o calor sofocante. Por este motivo, la relación de la arquitectura con los espacios exteriores ha adquirido una relevancia particular. Artículo relacionado:Diseñar con la naturaleza: Casas que se vinculan con el paisaje en Perú Contrariamente de lo que sucede en proyectos diseñados para zonas con climas hostiles, donde el umbral entre el interior y el exterior suele presentarse como un límite contundente para aislar a los habitantes de las inclemencias climáticas y mejorar las condiciones de habitabilidad, cuando un proyecto se emplaza en un territorio amable, la relación con el exterior suele enfatizarse. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir