Buses de Transmilenio en desuso como unidades de apoyo hospitalario para emergencia de COVID-19

Buses de Transmilenio en desuso como unidades de apoyo hospitalario para emergencia de COVID-19

En la cotidianidad de nuestra jornada laboral convencional nos vemos influenciados por muchas distracciones que van afectando la productividad. Estas ya se han convertido en la rutina. Pero ahora que no perdemos tiempo en movilizarnos, y nos restringimos a las actividades que podemos desarrollar en casa, administramos el tiempo con prioridades más integrales.

El estudio bogotano 57Uno enfoca su práctica en la sostenibilidad y ahora ha explotado su creatividad hacia la resiliencia y la adaptabilidad mediante la propuesta Arquitectura en Transito que busca contribuir a la emergencia de salud por el COVID-19 aprovechando los buses en desuso de uno de los mayores causantes de la mala calidad del aire en la capital colombiana.

© Felipe Restrepo Acosta [Wikipedia] Bajo licencia CC BY-SA 4.0
© Felipe Restrepo Acosta [Wikipedia] Bajo licencia CC BY-SA 4.0

A continuación les exponemos esta solución que ejemplifica una de las posibles resultantes de la adaptabilidad arquitectónica en tiempos de emergencia.

Extracto de la memoria enviada por el equipo de diseño: Con motivo de la situación por la que atravesamos con la propagación de la pandemia COVID- 19, hemos desarrollado una propuesta que configura espacios para situación de emergencia. Creemos que en este momento puede ser una buena alternativa para complementar rápidamente la infraestructura hospitalaria existente y aumentar así su capacidad para atender nuevos casos de contagio, hacer pruebas diagnósticas y triaje, contener de manera aislada pacientes o incluso habilitar nuevas zonas de cuidado intensivos.

En Bogotá, durante el 2019, salieron de circulación 317 buses del sistema integrado de transporte masivo Transmilenio, por renovación de la flota; este escenario constituye una oportunidad para dar usos posteriores evitando así la chatarrización total. Hemos propuesto la reutilización de los buses como materia prima para la configuración del proyecto de unidades de apoyo hospitalario.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Unidades móviles de diagnóstico para toma de pruebas rápidas

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Hemos pensado en muchos escenarios posibles frente la situación del COVID 19 en un país como Colombia. Nuestra fragilidad económica y las inequidades nos están empujando a tener que pensar en soluciones en los que sea posible convivir con el virus, abrir paulatinamente las posibilidades de salir de casa y en últimas, evitar la parálisis total de nuestro sistemas laborales y económicos.

Contexto y Antecedentes

Hemos analizado el caso de algunos países asiáticos, como Corea del Sur, en donde se han implementado dispositivos con el objetivo de mapear con elevada precisión la cantidad de personas contagiadas, facilitando así, habilitar a quienes no lo están para el desarrollo de las actividades laborales, comerciales y económicas con cierto grado de normalidad.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

La toma de muestras se realiza en cubículos cerrados, asépticos, cumpliendo con protocolos de bioseguridad que garantizan el bienestar del personal de salud y que a su vez reducen al mínimo posible las condiciones de contagio.

El caso de Corea del Sur allí, se han tomado (hasta 17 de marzo) 286.000 pruebas (5.200 por millón de habitantes), las cuales, son analizadas en un lapso de más o menos 15 minutos; cuentan con una base de datos y seguimiento de casos de muy alta precisión. La información les ha permitido afinar sus políticas, tomar medidas de aislamiento intermedio y evitar el colapso de sus sistemas económicos y de salud.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

En el caso de Colombia, la toma de muestras ha sido delegada a clínicas, hospitales, laboratorios universitarios y algunos laboratorios privados, lo cual, genera escenarios de potencial contagio debido a que estos espacios, en su mayoría, no se encuentran acondicionados con los protocolos de bioseguridad requeridos en el procedimiento para la toma de muestras. Además, obligan a que la población tenga que movilizarse de manera masiva hasta los puntos de atención.

Creemos que la toma exhaustiva de muestras es necesaria para aumentar la capacidad de reacción y contingencia ante el virus, ya que, la obtención de datos fiables y actualizables permanentemente hará posible dimensionar de manera asertiva las medidas necesarias.

La propuesta: Para que nuestra ciudad pueda comenzar a operar productivamente de manera responsable, es fundamental diseñar un sistema de gestión del estado de salud de los habitantes. Haciendo un paralelo con Corea del Sur, Bogotá debería estar haciendo aproximadamente 2500 pruebas diarias con el fin de mapear claramente el panorama de contagios y poder tomar medidas mesuradas.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Para contribuir a este fin y contando con las muestras rápidas, proponemos un sistema de diagnóstico móvil que permita hacer tomas de manera distribuida, llegando a las comunidades, lugares de trabajo y comercio principales de la ciudad; evitando el desplazamiento de la población y garantizando el acceso a un diagnóstico a la mayor cantidad de personas posible. El sistema, permite también diseñar recorridos de diagnóstico, que se acomoden a las necesidades que van surgiendo en esta compleja situación, preservando la seguridad de los equipos tecnológicos médicos y su adecuada gestión.

Proponemos utilizar los buses que están saliendo de circulación del sistema de transporte masivo, Transmilenio, adecuándolos en su interior para hacer las veces de unidades de diagnóstico rápido. Los buses, contemplados para el desarrollo de esta propuesta son aquellos que están llegando al final de su vida útil, pero cuyo sistema mecánico y de rodamiento aún funciona correctamente. 

En un escenario de implementación, las unidades se estacionan en los lugares donde se requiere el servicio, el personal médico al interior de los buses prepara el material para la toma de muestras, se despliegan las escaleras de acceso para el público, las personas se organizan al exterior en filas con distanciamiento de 2 metros y van accediendo por turnos a las 4 cabinas de toma de muestras. (Se contempla a ubicación de un módulo externo para la toma de muestras para aquellas personas que por alguna condición especial no pueden ingresar a las cabinas dispuestas dentro de las unidades.)

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Cada unidad de diagnóstico se compone de 4 cabidas aisladas, asépticas y de muy fácil limpieza a las que accede únicamente el público general para la toma de muestras y permanece allí por 5 minutos mientras se realiza el procedimiento por parte del cuerpo médico, el cual, ha ingresado por un acceso independientes y se encuentra aislado y seguro al interior de la unidad. Dentro de la unidad, se disponen zonas para la instalación de los dispositivos de análisis de las muestras, áreas de almacenamiento de muestras, una batería sanitaria y una zona para equipos de apoyo y suministro (Agua, energía).

 Las unidades están pensadas para tomar aproximadamente 400 muestras diarias, dividida en 4 cabinas independientes, procesar cada una de ellas en aproximadamente 15 minutos, haciendo uso de la tecnología médica de laboratorio disponible para tal fin, y operado por entre de 6 y 8 profesionales capacitados.

De manera posterior a la toma de muestras, los datos arrojados pueden ser cargados a un sistema unificado de información que en tiempo real permita la actualización de cifras, el censo de localidades y la centralización de la información. Así como informarle a la persona que saco la muestra si puede continuar con su vida cotidiana o por el contrario debe confinarse. 

 En términos de la bioseguridad, las unidades móviles se han pensado para que los procedimientos sean realizados por personas capacitadas, con suficiente acompañamiento de acuerdo con los protocolos de instituciones de salud. Por esto, la toma de muestras se realiza únicamente en las cabinas aisladas y habilitadas para tal fin; por su parte, el área de laboratorio dispone de ventilación natural para garantizar la salubridad del aire interior. 

Sistema Complementario Red Hospitalaria

Arquitectura en Tránsito es una propuesta que busca articular un sistema de apoyo a los hospitales, clínicas y unidades de atención médica existentes. El proyecto, puede disponerse de manera contigua a cualquier centro médico que así lo requiera o en lugares de acceso remoto en poblaciones con poca conectividad a los grandes centros médicos especializados. Las unidades buscan apoyar otras infraestructuras previamente acondicionadas. La propuesta amplia la capacidad de infraestructuras existentes, las respalda, las potencia y permite gestionar contingencias.

Con la situación del COVID-19 en Colombia, la proyección de personas infectadas (incluso con las medidas implementadas de aislamiento, limpieza y contingencia) puede sobrepasar la capacidad hospitalarias del país, con lo cual, las unidadades propuestas configuran una alternativa amable y duradera.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Pensamos que disponer de manera simúltanea unidades de apoyo en distintas zonas de la ciudad puede ayudar a gestionar de una mejor manera la emergencia, evitando contagios masivos y otras complicaciones logísticas. Ademas, las unidades pueden moverse y ubicarse en cualquier lugar en el que sean requeridas, permitiendo apoyar otras iniciativas implementadas por la autoridad local y las disposiciones médicas.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Por ejemplo, en el caso de Corferias, hemos previsto que los grandes pabellones podrían tener inconvenientes al no contar con espacios aislados, cápsulas o unidades cerradas que permitan la contención del virus, habilitar áreas destinadas a laboratorio, pruebas diagnósticas, o triajeo la gestión de unidades de cuidados intensivos. En este caso Arquitectura en Tránsito podría ser de apoyo para el sistema médico proyectado.

Descripción del sistema

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

El sistema propuesto permite la atención de pacientes de manera independiente y aislada, reduciendo así las posibilidades de contagio y haciendo de las unidades sistemas que complementan otras soluciones implementadas en este tipo de situaciones de alerta sanitaria, como hospitales de campaña, carpas, entre otros. Además de constituir una solución digna y confortable para el paciente y el equipo médico. 

Las unidades de buses pueden ser dispuestas en múltiples configuraciones, adaptándose así a cualquier lote, plazoleta, plaza o espacio público disponible. Dependiendo de la configuración se plantean entonces diversas formas de acceso a través de pasarelas y plataformas plegables, ligeras y de fácil prefabricación. Estas configuraciones permiten de manera modular disponer del programa arquitectónico de acuerdo con las necesidades médicas específicas de cada localización.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Arquitectura de Tránsito es reutilizable, fácil de almacenar y fácil de transportar. En el momento de la emergencia los buses ya adaptados pueden ser remolcados de las zonas de almacenamiento hasta el lugar asignado para la reubicación temporal de pacientes. Dado que las unidades pueden ser usadas para múltiples emergencias el sistema es, a mediano plazo, más económico y rentable que varias propuestas tradicionales.

Descripción de las unidades: 1 bus = Múltiples posibilidades

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

La modificación de los buses se contempla mediante procesos sencillos de prefabricación que permitan modificar los accesos e incluir plataformas complementarias plegables metálicas antes de que las unidades sean llevadas al sitio de instalación. El proceso mismo de adecuación técnica de los buses se generaría en condiciones seguras, aisladas, con materiales asépticos o de muy fácil limpieza, además, la prefabricación asegura velocidad al momento de instalación, asegurando la disponibilidad de las unidades de atención en poco tiempo.

Cortesía de 57uno
Cortesía de 57uno

Las unidades de buses, - en este caso, articulados del sistema masivo de transporte de la ciudad - cuentan con el área suficiente para incluir dentro de ellos configuraciones de 3 habitaciones, de aproximadamente 10,5 m² cada una, destinadas a hospitalización o unidad de cuidado intensivos, y una batería sanitaria, o cuatro habitaciones. Sin embargo, dependiendo de los requerimientos de cada centro hospitalario, es posible distribuir y/o subdividir el espacio interior para suplir las necesidades específicas teniendo en cuenta que el sistema de agrupación permite configuraciones modulares.

Las unidades de buses pueden adaptarse a diferentes climas y en determinados casos, accesorios para el aprovechamiento de energía solar, reciclaje de aguas, tratamiento de materia orgánica también pueden ser incorporados para permitir que el sistema pueda ser autosuficiente.

Te invitamos a revisar la cobertura de ArchDaily sobre el COVID-19, a leer nuestros consejos y artículos sobre productividad en el trabajo desde el hogar, y conocer las recomendaciones técnicas para un diseño saludable para tus proyectos futuros. También recuerda revisar los últimos consejos e información sobre el COVID-19 en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Galería de Imágenes

Ver todo Mostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Santiago Baraya. "Buses de Transmilenio en desuso como unidades de apoyo hospitalario para emergencia de COVID-19" 22 abr 2020. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/936602/buses-de-transmilenio-en-desuso-como-unidades-de-apoyo-hospitalario-para-emergencia-de-covid-19> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.