Agrandar imagen | Ver tamaño original
El Valle de Tumbaco: El valle de Tumbaco se ha convertido en una zona apetecida y de alto desarrollo residencial, logrando en los últimos años, un crecimiento poblacional importante. La gran mayoría de personas que habitan el valle, trabajan en la ciudad, Como resultado de esto: largos desplazamientos, congestión vehicular, contaminación  y un desarrollo que se extiende, carente de servicios y equipamiento. El proyecto nace del interés de un grupo de personas de atacar esta problemática. Es así, que se plantea un edificio de usos mixtos (oficinas y vivienda) que promueva ciertos conceptos: trabajar cerca de casa, trabajar y vivir en contacto con la naturaleza, generar y consolidar ciudad. El lugar: El terreno cuenta con un patrimonio natural importante: ceibos, jacarandás, acacias, algarrobos, aguacates de varias décadas de existencia. El entorno inmediato del terreno se destaca por ser un lugar tranquilo y en proceso de consolidación. Natura, busca  insertarse en este contexto de manera silenciosa, evitando el destaque e intentando acoplarse de manera sutil. Implantación y topografía: El edificio se implanta partiendo del reconocimiento de los árboles existentes. Al estar la mayoría de estos ubicados en los perímetros del predio, el volumen edificado se acomoda entre ellos y se dispone en la parte central, liberando sus linderos frontal, posterior y laterales. Los árboles que no se pueden sortear, se los muda a un vivero por un tiempo, hasta reubicarlos nuevamente en el proyecto. La masa edificada deja libre un gran espacio interior (atrio) el cual se convierte en el corazón del proyecto de oficinas. El terreno tiene una pendiente negativa en sentido longitudinal. El edificio se adapta en sección a los niveles naturales del terreno, de tal manera de poder conservar las especies vegetales intactas, así como, logrando una sucesión de espacios a diferentes niveles que contribuyen a la experiencia de recorridos y circulaciones del edificio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir