Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una casa para libros. Este desafío comenzó con el requisito del cliente: una vivienda con espacio para muchos libros. Inmediatamente, recordamos las muchas bibliotecas clásicas del renacimiento, con escaleras deslizantes que alcanzan hasta el libro más alto. Ese fue el concepto de nuestra intervención: un espacio alto como elemento principal y jerarquizador de los espacios interiores. La idea fue evolucionando y la experiencia volumétrica condujo a la diferenciación funcional de los espacios interiores, creando un techo que juega con las diferentes alturas. La cubierta se convirtió en una quinta fachada con especial importancia en la generación de las cuatro restantes. De repente, habíamos creado un techo de cubierta monolítico, pesado y denso que necesitaba ser subvertido, dando una idea de masa que levita sobre elementos ligeros de madera y vidrio. El techo parece aplastar a los usuarios, recordándoles su propia escala como humanos y la importancia ancestral de la casa como refugio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir