El futuro de los pisos y la evolución del vinílico a los pisos orgánicos

El futuro de los pisos y la evolución del vinílico a los pisos orgánicos

Ya sea por sus tonos naturales, por su textura e incluso por la calidez que proporciona, los pisos de madera son ampliamente utilizados y valorados por las personas alrededor del mundo. Sin embargo, trabajar con materiales naturales como las tablas de madera requiere de una gran inversión, mantenimiento periódico y una mano de obra especializada para llevar a cabo la instalación. No es casualidad que existan varios productos que buscan aportar la estética y la comodidad de la madera pero evitando sus contraindicaciones, como el comportamiento frente a la humedad, el ataque de insectos, la necesidad de pulido y vitrificado, o el posible cambio de sus tonos con el sol.

Siendo una de las alternativas más versátiles y prácticas frente a la madera natural, los pisos vinílicos han sido utilizados durante décadas. Sin embargo, con el objetivo de reducir el impacto ambiental de su fabricación, el plástico ha evolucionado para dar paso a los pisos orgánicos, los cuales pueden ser instalados de forma simple y rápida, entregando una alta resistencia al agua y al tráfico en interiores, y una gran facilidad de limpieza y mantención.

Cortesia de Atika
Cortesia de Atika

La evolución de los pisos: el futuro es orgánico y carbono neutral

Considerado la evolución natural del piso de polivinilo (o PVC), el piso orgánico BionylPro Silent de Atika representa un gran salto cualitativo y sostenible en relación a los pisos vinílicos comunes. A diferencia de los anteriores, es un producto hecho 100% de componentes orgánicos, sin plastificantes o elementos nocivos para el medio ambiente. Son suelos rígidos, reciclables, resistentes a la humedad y al contacto con el agua, por lo que también son aptos para cocinas y baños. Con un grosor de 9 mm, pueden instalarse incluso sobre pisos preexistentes, siempre que estén nivelados y en buenas condiciones.

Del total de 9 mm, 8 mm están formados por un núcleo rígido orgánico antiestático –ORCA (Organic Rigid Coreboard Antistatic)–, y 0,8 mm componen su capa superficial, de uso. El milímetro restante consiste en una capa niveladora. Durante su fabricación, las fibras de madera son procesadas mecánicamente varias veces para obtener fibras especialmente pequeñas. Más adelante en el proceso, un agente aglutinante orgánico-químico, especialmente desarrollado, envuelve incluso las fibras más finas y las aísla completamente de la humedad. Los pisos BionylPro son neutros en CO2, ya que la fabricación de ORCA libera menos CO2 que el almacenado por el árbol.

Cortesia de Atika
Cortesia de Atika

La capa superficial y aparente de las piezas está impresa con colores y texturas que son muy similares a las especies naturales de madera. Con pequeños patrones repetitivos e imágenes de muy alta definición, incluso es difícil notar la diferencia entre los pisos de madera natural y esta nueva generación de pisos orgánicos. Otras ventajas del producto incluyen fácil instalación, limpieza y mantenimiento, estabilidad dimensional, resistencia a la humedad, altas temperaturas, golpes y abolladuras. Y para la salud de los ocupantes, es un piso antibacteriano y libre de sustancias tóxicas.

Cortesia de Atika
Cortesia de Atika

Retrocediendo un poco en el tiempo, la producción de pisos de vinilo comenzó después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, en Suecia. Desde entonces, las sucesivas modernizaciones de las materias primas y los métodos de fabricación han permitido la producción de productos más resistentes y estéticamente atractivos. La primera generación de pisos vinílicos, conocida por el acrónimo LVT (Luxury Vinyl Tile), se constituye por productos de estabilidad media, combinando astillas de plástico y madera en su estructura. La instalación se realiza habitualmente a través de sistemas "click", dispuestos sobre una manta acústica. Su segunda generación, llamada WPC (Wood Plastic Composite), es un producto más estable y rígido, hecho de plástico y piedra caliza, presentando un sistema de instalación sin esfuerzo que puede aplicarse sobre la mayoría de los suelos existentes. Al igual que el WPC, la tercera generación de pisos vinílicos se llama SPC (Stone Plastic Composite) y presenta un núcleo más denso, entregando una mayor resistencia al agua.

Cortesia de Atika
Cortesia de Atika

Productos que utilizan componentes orgánicos y que tienen certificaciones de responsabilidad y sostenibilidad, como BionylPro Silent, están demostrando que la adopción de procesos y materiales amigables con la naturaleza será el futuro de la industria de la construcción civil, como un agente transformador hacia un mundo más sustentable. Consciente de su impacto en el planeta, esta industria cumple el rol fundamental en el empleo controlado de los recursos naturales y la liberación de gases tóxicos, a través de productos más resistentes, reciclados y reciclables, que estén lo más cerca posible de la neutralidad de carbono. Cuando un producto combina cualidades estéticas y funcionales, podemos decir que está en el camino correcto.

Cortesia de Atika
Cortesia de Atika

Encuentra más detalles aquí.

Galería de Imágenes

Ver todo Mostrar menos
Cita: "El futuro de los pisos y la evolución del vinílico a los pisos orgánicos" [A história dos pisos vinílicos e sua evolução com os pisos orgânicos] 28 may 2020. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/938567/el-futuro-de-los-pisos-y-la-evolucion-del-vinilico-a-los-pisos-organicos> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.