Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto nace desde la participación y autopromoción de viviendas.Los promotores de las viviendas en régimen de Comunidad de Bienes, se convertirán en sus propietarios, por lo tanto, no hay beneficio de intermediación de la promoción, el beneficio es la propia vivienda. La producción de la vivienda, pues, nace de la demanda no satisfecha de un sector que, en muchos casos ha sido más especulativo para la obtención de plusvalías, que no productivo. Construir “casas para vivir” y no para canjear, con valor de uso como prioridad, es la esencia de  la autopromoción. La autopromoción  permite trabajar desde la calidad de la arquitectura, desde el confort de las viviendas, en resumen nos permite trabajar con los criterios propios de los arquitectos. Se trata de la rehabilitación de un conjunto de dos edificios unidos en planta baja, el proyecto respeta tanto la disposición volumétrica del conjunto como su piel exterior y todos los elementos arqueológicos de planta baja. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir