Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los pisos instalados en interiores no sólo deben soportar el desplazamiento de las personas, sino que además deben resistir a una serie de impactos cotidianos, incluyendo el contacto con productos de limpieza, ceras y otros líquidos. En el caso de los pisos de madera, el desgaste puede ser aún más visible, ya que la acción del agua puede deteriorar rápidamente su apariencia y funcionamiento, especialmente si no se toman las medidas adecuadas de protección y mantención. Sin embargo, las nuevas tecnologías siguen mejorando las características de los pisos laminados, entregando una apariencia similar a la madera natural e incluyendo una alta resistencia al uso diario y, específicamente, a la humedad. Es el caso de los pisos laminados AQUApro, que pueden incorporarse en el diseño de todos los pisos de un mismo proyecto, incluyendo espacios húmedos como baños y cocinas. Con 8 y 12 mm de espesor, resisten a la humedad generada por la limpieza con trapo mojado o por derrames cotidianos, además de tolerar rasguños, abolladuras y manchas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir